El huracán Matthew, que afectó a la zona oriental en octubre de 2016, movilizó a cubanos de toda la Isla. Hubo quienes enviaron alimentos, ropas, artículos de primera necesidad; otros viajaron a las zonas más afectadas para echar una mano en la reconstrucción.