Los artistas del archipiélago enfrentan regulaciones burocráticas detrás de las cuales muchas veces se esconde, incluso, la corrupción. El joven trovador Nelson Valdés, al tiempo que nos comparte su obra, denuncia un esquema que puede dañar la esencia misma del país.