El huracán Irma provocó grandes inundaciones en los poblados y ciudades de la costa norte de Cuba. Miles de familias perdieron sus viviendas y pertenencias ante el impacto del evento meteorológico.