Blog Bang Cuba

Cuando tomas esta isla del Caribe, le añades una buena cantidad de blogs y lo revuelves en un material fílmico durante media hora, obtienes una receta explosiva con forma de documental. El resultado es “Blog Bang Cuba”.

Desde hace años la blogosfera cubana se muestra como una de las formas de participación ciudadana más eficaces en el país pero no ha sido hasta ahora que este fenómeno queda plasmado en video.

“Blog Bang Cuba” es un reciente documental realizado por Claudio Pelaez Sordo, que suma las voces de blogueros y especialistas alrededor de un mismo tema: la participación ciudadana en estas plataformas.

Este material utiliza varias de las bitácoras existentes en la isla y evidencia algo que ya muchos sabían: la blogosfera cubana es principalmente joven. Un mecanismo de expresión y/o participación para quienes defienden su derecho a existir y expresarse al margen de influencias externas o agendas políticas. Un grupo que se resiste a la excesiva politización de nuestra agenda mediática y conforma una blogosfera tan diversa como el país que representa.

En vez de presentar un compendio de voces, el creador ha preferido concentrar sus esfuerzos en varios tópicos de interés y anécdotas que muestren el carácter complejo de estas plataformas y lo legítimo de su uso.

A pesar de que no se declare específicamente, más que hacer loas a los blogueros o la labor que realizan, a través de ellos, el autor desarma líneas de pensamiento y esquemas enraizados en nuestra sociedad e institucionalidad que han afectado el desarrollo natural de nuestra blogosfera. 

El material podría ser un torrente de opiniones o regodearse en el fenómeno que estudia pero, con acierto, Claudio evita caminos trillados o anécdotas victimistas y opta por profundizar en las desviaciones que convierten la blogosfera en terreno de batalla permanente.

Durante 29 minutos, escuchamos sobre historia de estas plataformas, comenzando por el inicio cuando, prácticamente, era por decreto en una parte y muy sobredimensionada en otra.

Hasta que llegamos a la actualidad, en que el periodismo cubano da señales de mejoría, pero con una velocidad muy por debajo de las necesidades actuales y los blogs cumplen la función de llenar los vacíos de la agenda mediática. En palabras de un bloguero del documental: “si la prensa calla, nosotros damos los detalles”.

Particularmente valiosas resultan las opiniones de los especialistas Milena Recio y Rafael Hernández. La primera legitima la ciudadanía 2.0 y deja en claro que ésta “no es parte de un plan tramado por nadie, forma parte de la naturaleza de las redes…”, los teóricos de la conspiración tendrán que buscarse otro empleo.

Por su parte Rafael aborda este medio como un espacio de negociación con las autoridades y enfatiza en la responsabilidad que tienen los blogueros en “desarrollar una cultura entre los dirigentes y ser capaces de dialogar con ellos”.

Varias primicias se nos ofrecen en el documental.

Desde anécdotas de Francisco Rodríguez, más conocido como “Paquito el de Cuba” sobre la blogosfera como mecanismo de denuncia contra la discriminación por la preferencia sexual; las luchas del blog la “Chiringa de Cuba” por una mejoría en los servicios de ETECSA; hasta la historia del bloqueo que sufrió nuestro blog “La Joven Cuba” en boca de sus autores.

El documental llega en el momento idóneo, cuando la comunidad virtual blogosfera Cuba muestra señales de debilitamiento por la variedad de intereses existentes. Pero, quizás, esa misma diversidad que pudiera parecer peligrosa, sea una fortaleza en el futuro y mantenga la blogosfera cubana tan variopinta como el país en el que se escriben nuestros posts.

Quizás “Blog Bang Cuba” sea en corto plazo un mecanismo de información para los que no tienen acceso o no conocen de la blogosfera, a largo plazo un testimonio más de esta época y las luchas que nos han tocado. Quizás la blogosfera cubana sea el Moncada de esta generación. 

Este producto fílmico no está hecho por personas extrañas al fenómeno, su realizador Claudio Pelaez Sordo es uno de los jóvenes que con su blog “Tremendo Explote” es protagonista de esta historia.

El alcance de este mecanismo de participación está todavía por verse, algunos creen que será efímero y otros dicen que perdurará en el tiempo.

Yo prefiero verlo como un mecanismo del presente muy eficaz para construir cosas en común, transformar lo necesario y mantener un diálogo con el poder que permita una participación más directa en el destino del país.

Sin pensar que la blogosfera sea panacea o ignorar otros actores sociales de nuestro país, creo que los blogueros tenemos en nuestras manos una responsabilidad y un mecanismo de participación con muchas potencialidades. Recuerdo entonces que Margaret Mead, la antropóloga estadounidense decía: “Nunca pongas en duda que un pequeño grupo de ciudadanos preocupados y comprometidos pueden cambiar el mundo; de hecho, es lo único que lo ha cambiado”. Quizás la blogosfera cubana sea parte de ese grupo.

Autor

 

 

Harold Cárdenas Lema. Profesor de Historia de la Filosofía de la Universidad de Matanzas, Cuba. En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba. En este puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en la isla. harold.cardenas@umcc.cu

Historial

Miembro durante
8 meses 2 semanas

Comentarios

  1 mes

Blog Bang Cuba No es el problema, el problema, es que no puede ser
Ministro de Comunicaciones una persona, que no sea un comunicador y
aun mas debe ser un conocedor de las comunicaciones, porque hay algunos
comunicadores que desconocen las limitaciones en que se desarrollan los
tecnicos e ingenieros de este medio.
Pero sobre todo la sociedad cubana lo que necesita es un BigBam.
Arriba Espartanos, que un cerebro no puede trabajar sin neuronas.

  1 mes

independence for Scotland and to every Cuba's provinces

http://youtu.be/QEVV4XCRrw8

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.