Coalición Gobierno - Oposición es inminente en Venezuela

A principios de febrero hablé de un descontento social que generaría una serie de acontecimientos en Venezuela que podrían, incluso, generar violencia. Desde el año pasado, además, vengo advirtiendo que la inseguridad y el desabastecimiento producirían inestabilidad política, pues la integridad física y la alimentación son dos de los componentes más importantes de lo que denominamos “calidad de vida”. 

Por Eduardo Salazar De Peñaranda - @EduSalazarU

También, basado en distintos estudios, comenté que los estallidos sociales se manifestarían en este primer trimestre del 2014. Así han ido sucediendo las cosas en este país suramericano. Bueno, ahora estamos a las puertas, con muy poco temor a equivocarme, de una coalición entre los maduristas y la derecha venezolana (coincidiendo, con la distancia que merece el caso, con el ex mandatario brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva y el intelectual alemán Heinz Dieterich). En lo sucesivo explicaré por qué.

Tres serían las razones que casi “obliga” a los dos sectores políticos de la nación a venezolana a, más que dialogar, pactar para enrumbar al país tras una conciliación. Y será uniendo fuerzas la única manera de alcanzar este propósito.

En este sentido, en este blog se cataloga “unir fuerzas”, pues es una realidad que en esta República conviven dos toldas políticas con igual número de simpatizantes, si no es igual la cifra, está muy cercana la una de la otra. Dato que convierte en una paridad la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), contraria al Gobierno, con el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), al que pertenece el Presidente Nicolás Maduro. Estas partes dobles significan que cada uno de los actores políticos venezolanos deben reconocerse, de lo contrario, sería negar una verdad que se evidencia en las calles de sobra.

Aquí, en la ciudad de Caracas, o allá en Maracaibo o Valencia, la población se encuentra dividida ideológicamente y eso no necesariamente está tan mal como se ha querido vender. Puesto que en otras latitudes hallamos sociedades que durante los últimos tiempos han permanecido con dos mitades, por ejemplo, los conservadores y demócratas en los Estados Unidos de América, o los socialistas o los liberales en España; lo que da a pie a pensar que pueden convivir dos masas con pensamientos políticos muy diferentes, pero que esencialmente como ciudadanos se respetan y buscan las vías para que el proyecto de uno no vaya en detrimento del otro, sino que se realice en pro de todos.

Puede que algún español me diga que así no son las cosas, o un norteamericano no comparta la tesis, pero se considera irrefutable cuando se hacen analogías, y resulta que los venezolanos en esta década no sólo se distancian políticamente cada día más, si no en todos los estratos, con divisiones repugnantes… la muestra: 40 venezolanos caídos en protestas. Sin detenerme a señalar o buscar culpables. Debemos volver al punto en el que pensar distinto no sea sinónimo de muerte o, para ser más fatalista, asesinato.

Entonces, es enteramente plausible que los líderes políticos hayan entendido que el diálogo es el único camino democrático que impulsará a Venezuela hacia un futuro estable, en el que existan posibilidades para los jóvenes y los profesionales, se favorezca a los desposeídos y se incentive la inversión de los empresarios.

Luego, de este reconocimiento de la paridad política, nos vamos directamente al segundo motivo de una coalición que, además, es por añadidura del primero: la paz de los residentes en estas tierras suramericanas. Pero aquí sí quiero disponer un poco de líneas para instar a las autoridades no solamente a canalizar una tranquilidad momentánea, debido a que es primordial que ésta perdure en el tiempo, y que no se trate de erradicar las llamadas “guarimbas”, o las manifestaciones  violentas de estos 65 días negros para la historia del país: es urgente que se implementen medidas eficaces que contribuyan a neutralizar la corrupción de los cuerpos de seguridad, que se agilice los procesos judiciales y se elimine la impunidad… el valor de la vida tiene que constituirse como una línea primordial, para cualquiera que ostente el poder, tanto municipal, regional y/o nacional.

Entretanto, llegamos a la tercera arista: en una nación en la que se reconocen todas las partes y se logra la paz, se disponen de los requisitos principales para instalar mesas de trabajo conjuntas que permitan laborar colectivamente por el progreso del país. Y es así como la tríada oficialista compuesta por Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Jorge Arreaza se deben poner de acuerdo con la dupla oposicionista integrada por Henrique Capriles y Henri Falcón, debiendo entrar otro que bien podría ser Antonio Ledezma. 

Estos líderes están llamados por el presente histórico venezolano a tomar decisiones que faciliten los planes económicos. Ahora, y enfáticamente, que estos actores transen no significa en ningún momento que se vuelva al pasado con el Puntofijismo (suerte de pacto entre partidos políticos de la 4ta. República) que tanto daño hicieron a la nación. NO. Definitivamente, cuando dejamos ver que viene una coalición nos referimos a que el Estado debe continuar su senda de beneficiar a las clases bajas, y medias, con programas sociales destinados a fortalecer la sanidad o la educación, de forma gratuita, y que cada quien acceda, sin colores políticos ni mirando tarjetas de crédito.

O sea, que no llegue lo reconocido mundialmente como capitalismo salvaje a los sistemas públicos de salud y enseñanza, sino se mantengan las puertas abiertas para todos los venezolanos, asimismo, se fortalezcan estas misiones para consolidar las estadísticas positivas que actualmente mantienen los Organismos Internacionales.

En la misma índole, que se dé una apertura sincera a la inversión privada, para que, tanto empresas criollas como internacionales, apuesten por Venezuela a la hora de expandirse. Eso sí, sin ir en contra de la clase obrera. Con reglas claras, sí es viable mantener en un mismo territorio un Estado socialista, con un aparato productivo mixto, en el que la inversión privada goce de estabilidad y seguridad.

Lo que he escrito no es descabellado… Por ello, en las próximas semanas veremos que se abran más los mecanismos para la obtención de divisas (como en efecto está ocurriendo con el Sicad 2), el incentivo a la producción privada con precios que se ajusten a la realidad, preservando los conocidos “precios justos” para las redes alimentarias del Estado. Es decir, un país del que coman todos del petróleo y no exclusivamente una casta o elite.

Y al decir, “todos”, me refiero a los 32 millones de venezolanos. El secreto de que funcione Venezuela con esta coalición es que se invierta, se produzca, se respete al empresario y con la misma medida al obrero, se ayude a los más necesitados, se motive a los niños y jóvenes a estudiar, se capacite la mano de obra, se invierta en tecnología, se deje a un lado el amiguismo, la corrupción… y se orienten, Gobierno y líderes de Oposición, a hacer de Venezuela un mejor país, con ganancias para los de arriba y los de abajo.

Por ahora, esperaremos los resultados de las Conferencias por la paz, economía, seguridad, educación y otras que adelantan Miraflores y la Oposición. Primera muestra de esta unión de fuerzas que anunciamos y en la que creemos fervientemente. Siempre el diálogo será la vía ganada con creces, la violencia nunca más será una opción en América Latina. O al menos, eso elegimos pensar.

Autor

Eduardo Salazar de Peñaranda. Ser joven en América Latina es conocer el pasado y soltarlo; entender el presente y adueñarnos de él; poner la mira en el futuro y desafiarlo a que sea mucho mejor. En las calles de Venezuela: aprendo, descubro y dimensiono la sociedad desde distintos ángulos, pues quedarme con la primera impresión sería un error en un país en el que su gente (Sociedad y Estado) parecieran reinventarse y sorprendernos día a día. A veces me preguntan por qué escribo, y mi respuesta es contundente: no me gusta lo que veo, y esto no quiere decir que todo esté mal, pero tampoco las cosas están como deberían. Por tanto, desde esta trinchera caraqueña apuntalo mi pluma para construir un lugar de paz y sin violencia para vivir, en la espera que desespera pero intencionalmente busca despertar consciencias. 


Twitter: @EduSalazarU

Historial

Miembro durante
8 meses 3 semanas

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Video

  •  

    Emilián salió de El Salvador huyendo de las pandillas. En entrevista para el especial 'Menores migrantes: México cierra la puerta a una generación que huye de la violencia'.

 
arriba