La Ley de Movilidad y las manifestaciones en el DF

¿Es válido limitar las manifestaciones públicas en favor de la libertad de tránsito? Tal vez en muchas ciudades no sean cosas contrapuestas, pero en el DF es cosa de todos los días. Si de por sí es complejo transitar, los múltiples bloqueos suelen empeorar el flujo de vehículos y personas.

Los habitantes del DF debemos convivir diariamente con alrededor de 4 millones de automóviles, incontables manifestaciones, transporte público saturado y una cultura vial deficiente.

Ante ello, la recién promulgada Ley de Movilidad pretende ser un agente de cambio al priorizar las políticas públicas en favor del peatón y el ciclista; integrando los modos de transporte y endureciendo las normas para automovilistas.Sin embargo, uno de los puntos más polémicos es la regulación de las manifestaciones públicas. 

Mediante sólo tres artículos, el Gobierno del DF ha vuelto obligatorio notificar con antelación cualquier marcha y ha prohibido las concentraciones públicas en vías primarias.

Antecedentes

A mediados de 2013, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) bloqueó el Circuito Interior del DF a la altura del Aeropuerto Internacional. Tanto los automovilistas que se transportaban al interior de la ciudad, como los viajeros que llegaban o partían en avión fueron afectados. Dicha acción fue el punto culminante de una serie de manifestaciones contra la reforma educativa que incluyeron un plantón en el Zócalo durante meses. 

Aunque la regulación de manifestaciones públicas es algo que se ha discutido por años, el caótico 2013 posicionó el tema de forma importante.

Una manifestación como esa de la CNTE actualmente no sería posible con la nueva Ley de Movilidad, pues esta prohíbe las concentraciones masivas en las “vías primarias de circulación continua”, como lo es el Circuito Interior.

Lo cuestionable

Para la organización Artículo 19, esta ley restringe la libertad de expresión innecesariamente. En su comunicado titulado "El Distrito Federal, una entidad más que legisla contra la protesta", afirman que: “la Ley de Movilidad establece restricciones desproporcionadas a la manifestación libre de ideas, de las que destacan la obligación que impone a los ciudadanos de avisar con 48 horas antes de realizar una manifestación y la prohibición de usar vías primarias. A mayor detalle, encontramos serias irregularidades en los artículos 212, 213 y 214”.

Tales apartados regulan las manifestaciones de la siguiente forma:

Artículo 212: Hace obligatorio notificar a las autoridades con 48 horas de anticipación sobre cualquier concentración. Prohíbe aquellas que tengan como objeto la “perturbación de la paz y tranquilidad de la población”.

Artículo 213: Prohíbe el uso de las “vías primarias de circulación continua” para realizar concentraciones.

Artículo 214: Establece que la “(Secretaría de) Seguridad Pública tomará las medidas necesarias para evitar el bloqueo de vías primarias de circulación continua”.

Aunque en países como España o Alemania este tipo de regulaciones sean habituales, en México existe una amplia desconfianza al control gubernamental de las libertades de expresión.

Eventos como la matanza del 2 de octubre de 1968, todavía resuenan en el imaginario colectivo que aún pone en duda el proceder de la policía. Sucesos más recientes como las manifestaciones del 1DMX de 2012, con motivo de la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto, no hacen sino consolidar las voces de alarma.

Autor

Jorge Tirzo, escribe semanalmente su blog para El Toque. Desde Ciudad de México y con mirada crítica, descubre las últimas novedades en tecnología y medios, entre otros temas. Twitter: @ztirzo. Sitio web: tirzo.com.mx.

Historial

Miembro durante
11 meses 3 semanas

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.