Si no matas...te matan

Hay una muerte violenta que no pide permiso, y mucho menos perdón; la absurda, aquella que no tiene rostro, si no vergüenza: la producida, la inducida, la desmedida. La muerte que no llega con los años en la vejez, esa que no se envuelve de longevidad, sino que es producida por la maldad, el deterioro, la desidia, la inmoralidad.

Por Eduardo Salazar de Peñaranda. @EduSalazarU

Sorprende una información de la policía científica (CICPC) filtrada como llamado de portada en el diario El Universal, el cual soltó sin vacilaciones una cifra: desde enero hasta abril, 4 mil 680 venezolanos perdieron la vida en manos del hampa. Lo que podría, siendo nefastos, calcularse fácilmente que para finales de este 2014: un total de 14 mil 40 personas caerán con alta probabilidad en las garras de la delincuencia, ya sea por ajuste de cuentas, robo, atracos, balas perdidas, secuestros, y otros flagelos, que parecieran reinventarse (y no acabarse) con el tiempo.

No en vano, en el 2012 las Naciones Unidas colocaría a este territorio de arepas y béisbol, en el segundo lugar de los países con más homicidios en el mundo. Por su parte, las autoridades venezolanas indican que la tasa de asesinatos oscila en 37 y 39 casos por cada 100 mil habitantes.

trenesenpinta-6.jpg

Aunque si se hace una estadística sencilla, en lo que va de año esta misma tasa realmente se sitúa alrededor de los 48 homicidios por cada 100 mil habitantes. Precisamente, la inseguridad ha sido un tema de debate en la última década en Venezuela, pero se ha puesto en la palestra al calor de las protestas estudiantiles, pues los jóvenes aseguran que tienen miedo de vivir en la tierra que los vio nacer, que son ultrajados y hasta violados en sus propias casas de estudios, que ya no pueden salir por las noches, o no pueden llevar prendas o trasladarse en sus automóviles porque los antisociales andan galopantes por todos los rincones. Lo que deja ver un cambio de hábitos en los residentes de esta nación que se jacta de un record Guinness por su alegría.

Alegría que ahora está cercenada, pues las fiestas, las reuniones y los encuentros entre amigos y familiares se han visto reducidos por los números rojos, amén del alto costo de la vida. 

Ante la ola de manifestaciones de calle por parte de la oposición, e incluso las voces altas de grupos adeptos al oficialismo, Miraflores ha puesto sobre el tapete los problemas que enfrenta Venezuela con respecto a la seguridad ciudadana, y ha reforzado en las últimas semanas el Plan de la Patria Segura.

Medidas como el patrullaje en los municipios más violentos, la depuración de los órganos de seguridad o el desarme en los barrios, se ven como positivas, empero, los ciudadanos permanecen asépticos, esperando no que se arrojen resultados positivos y ya, además piden que se mantengan estas acciones para que sistemáticamente puedan estos salir tranquilos a las calles sin pensar si regresarán con vida o no. ¿Seremos hoy victimas del hampa?

Yanko, por ejemplo, un azote de un barrio del oeste de Caracas, de 17 años de edad, me comentó en una oportunidad que a él no le habían enseñado otra cosa, que él mataba porque si no lo “jodían”, es decir, si no disparas, te disparan. Para entonces Yanko, llevaba a cuestas más de 5 asesinatos, al menos eso me dijo.

A su padre no lo conoció, y su madre se había largado con otro hombre cuando apenas tenía 9 años de edad. Sus dos hermanos mayores ya habían sido abatidos, y él corrió con la misma suerte a los pocos meses de habernos entrevistado en un refugio improvisado para los afectados por las lluvias.

Muchos Yankos andan por ahí en las calles. Muchos no conocen la historia de Yanko, ni de Wilker, o de Rigo. Son muchachos comunes, que no tuvieron oportunidades, ni siguen teniéndolas. No se les escucha, se les esconde. A veces, cuando se les visibiliza se les martiriza o victimiza, sin embargo, casi nunca se les da voz, solamente un rostro, muy oscuro lleno de odio, con la palabra crimen en la frente.

Autor

Eduardo Salazar de Peñaranda. Ser joven en América Latina es conocer el pasado y soltarlo; entender el presente y adueñarnos de él; poner la mira en el futuro y desafiarlo a que sea mucho mejor. En las calles de Venezuela: aprendo, descubro y dimensiono la sociedad desde distintos ángulos, pues quedarme con la primera impresión sería un error en un país en el que su gente (Sociedad y Estado) parecieran reinventarse y sorprendernos día a día. A veces me preguntan por qué escribo, y mi respuesta es contundente: no me gusta lo que veo, y esto no quiere decir que todo esté mal, pero tampoco las cosas están como deberían. Por tanto, desde esta trinchera caraqueña apuntalo mi pluma para construir un lugar de paz y sin violencia para vivir, en la espera que desespera pero intencionalmente busca despertar consciencias. 


Twitter: @EduSalazarU

Historial

Miembro durante
11 meses 2 semanas

Comentarios

  5 meses

Eduardo, tu articulo es una vision algo sesgada de un fenomeno del que no buscas sus origenes y desarollo ni mencionas el como se manipula mediatica y politicamente. El tema es largo y profundo,aqui expongo solo trazos. Desde antes del descubrimiento existia violencia entre los mismos indigenas, esta se acrecento con el descubrimiento y conquista ejercida por españoles, vino la independencia y luego guerras civiles, ya para comienzos del siglo XX continuo la violencia en los campos y menos en la ciudad, cosa que se altero con la emigracion a las ciudades que trajo a las ciudades esa violencia de los campos y para colmo de males una emigracion masiva de no siempre trabajadores honestos de paises hermanos. por darte un ejemplo: durante CAP 1 se dio un decreto mediante el cual mujer que pariera en venezuela automaticamente obtenia la residencia, y asi se incrementaron los hijos utilitarios como YANKO y demas hijos de la calle, sin valores familiares y donde una marca de zapato era mas importante que una vida humana, Esta herencia la cargamos todos y mas cuando se amplifican sus efectos con fines politicos atraves de los medios y partidos interesados. Porque el estado con criminalidad mas alta es gobernado por la oposicion? y porque este gobernador es el mas critico de la ineficacia del gobierno sobre este problema como si el no fuese tambien responsable?
Ves que el tema da para mucho y mas cuando usas ese titulo provocativo con el que mucho criticas y manipulas sin ofrecer soluciones, Para no decir nada mejor boca callada.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.