Un incómodo Chataing

Lo que comenzó como un rumor una semana atrás, se convirtió en una realidad este 10 de junio cuando el propio conductor del programa lo hizo público en Twitter, Chataing TV sale del aire. De inmediato la noticia se convirtió en Trending Topic y todos los venezolanos lo comentaban. Vieran o no a Luis Chataing y a sus reporteros, a través de las pantallas de Televen, todos conocen a este humorista con más de 15 años de trayectoria, no sólo en Venezuela sino países como México, Ecuador, Colombia o Estados Unidos.

Por Eduardo Salazar De Peñaranda / @EduSalazarU

Una fuerte disidencia al Gobierno Nacional e invitados “poco agradables al Poder” podrían haber sido las causas del “cierre”. Más allá de los porqués, lo que interesa son las consecuencias. La conmoción se resume a lo siguiente: la libertad de expresión en Venezuela, nuevamente, está en tela de juicio.

Para quienes trabajan en los medios de comunicación, el hecho de que una producción de TV se elimine de la parrilla de programación (sin argumentos sólidos, puesto que gozaba de alto rating, según expertos en la materia), es alarmante, pues se reduce el campo laboral, y en todo caso, significa que a ti también te podrían sacar de las pantallas, de los espacios radioeléctricos o de las páginas impresas o web en la que ejerces la profesión.

Lo que dice la gente en la calle

Ahora bien, la población en general siempre es la que determina aquello que traspasa la alharaca de los periodistas a una realidad tangible. La matriz de opinión en el caso Chataing se ha vuelto generalizada en menos de 24 horas, por varios motivos. El primero obedece a la aceptación que tenían sus segmentos, incluso, había jóvenes y no tan jóvenes que se quedaban hasta altas horas de la noche para ver al humorista y su séquito, y de pronto reírse un poco.

De eso se trataba Chataing, de ver con positivismo incluso las tragedias por las que atraviesa el país, apunta la joven Milagros Torres, quién veía el programa desde hace años.

Este programa cuenta con más de más de una década de emisión, bajo diferentes nombres, por ejemplo, en los años 90 del siglo 20, se denominaba Ni tan tarde. Por ello, distintas generaciones se sienten identificadas con Luis Chataing (con más de 3 millones de seguidores en Twitter) y su manera de entretener al público con jocosos chistes y en la mayoría de casos un humor negro que resultó incomodo para algún sector, poderoso por demás.

Se dice que la directiva de Televen, canal que transmitía este programa a las 23 horas, de lunes a viernes, desde hace ya un par de años, se sintió “presionada”. Por esta razón, y en palabras de Luis Chataing, le dijeron que a partir de este martes 10 de junio se retiraría de la programación su producción, sin mayores explicaciones, sólo que se tornaban “inaguantables las presiones de arriba”.

Aunque un porcentaje de entre el 80 a 90 % de  televidentes relaciona la salida del aire de Chataing a personas cercanas al Gobierno, hasta el momento no se hace oficial el motivo de la suspensión de esta producción con gran audiencia (e influencia) en la televisión venezolana.

Esto recuerda al cese de transmisiones de la planta RCTV en el 2007, quedando otrora 2500 personas sin empleo, además del cierre de programas como Radio Rochela (comedia), Mujeres con historias y hombres también (familia), 12 corazones (amor). Sin olvidarnos de la oleada de despidos y renuncias en canales como Globovisión: los casos más sonados fueron los de Roman Lozinski, Carla Angola, Leopoldo Castillo y Reymi Chávez, así como 30 trabajadores más.

La cara visible de Chataing TV, por supuesto, es su conductor principal Luis Chataing, así como de sus acompañantes: José Rafael Guzmán, Alex Goncalves, Led Valera, Manuel Silva y Jean Mary.

Justamente, para Radio Nederland Internacional, el comediante y escritor José Rafael Guzmán (uno de los reporteros del show televisivo) declaró que le parece “dantesco que el Gobierno atente contra un programa de humor… mediante el humor hacemos críticas contundentes, y obviamente les duele a aquellos que no tienen la razón, a cualquier régimen que les moleste una crítica en un programa de humor es porque obviamente no están haciendo las cosas bien…”.

No sólo son los artistas, debido a que detrás de las pantalla hay un gran equipo de producción y técnico que queda a la deriva tras la suspensión del programa; una de ellas, es la productora Yurie Rodríguez, quien lamenta la situación asegurando que “se encuentran muy tristes pues era uno de los mejores programas de humor”, el cual se realizaba a diario con el esfuerzo de decenas de chicos y chicas. Los mismos que protagonizan un intenso debate en Facebook y Twitter.

En sólo horas, miles de venezolanos se expresaron, de cada 10 tweets, 9 rechazaban la decisión de Televen de sacar al aire a Chataing TV, al tiempo que manifestaban apoyo a Luis Chataing y la producción del programa, mientras que sólo 1 mostraba apoyo al cierre, muy pocos se dejaron ver ajenos a la situación.

tweeet_1.png

Mírelo con sus propios ojos, y déjenos saber sus opiniones

Transcurridas las horas, se han hecho notable distintas versiones de la salida del famoso programa, en este link se puede ver uno de los segmentos más fuertes que protagonizó Luis Chataing, en el que irónicamente elaboraba un plan para robarse un bolígrafo, con relación directa al supuesto plan de magnicidio denunciado por el Gobierno hace par de semanas, y en el que estaría involucrado la dirigente opositora María Corina Machado. Esta habría sido la gota que derramó el vaso, y lo que impulsó a gerentes de Televen a despedir al humorista.

Artistas, periodistas y especialistas se pronunciaron al respecto respaldando en todo momento a Chataing y su producción:
tweet_dentro.png

Cabe destacar que Chataing TV representaba el último programa de la televisión crítico que quedaba al aire. En ese sentido, José Rafael Guzmán concluye que “es un momento duro no sólo para los que trabajamos ahí sino para el país, porque para Venezuela este programa era una válvula de escape, porque aunque las criticas se digerían de forma más fácil, igualmente eran claras y firmes”. Propiamente, para el humorista Luis Chataing “intentan callar una voz por pensar diferente”. Asimismo, este comunicador es de los que cree que los espacios cada vez se achican más, y a su juicio a él le ha tocado hoy, pero mañana el turno puede ser para cualquier venezolano independientemente del sector en el que se desenvuelva.

Los entrevistados por ElToque.com coinciden en que Luis Chataing no es joven pero sí se dirigía a los jóvenes, quienes se sentían identificados con sus discursos, y drenaban de cierta manera los problemas de la sociedad y el país. Es propicio destacar que este humorista apuntó en su red social que ahora evaluaba ofertas laborales en el extranjero tras la suspensión de su programa, y de alguna u otra manera, esto refleja lo que ocurre en Venezuela, cuando muchos chicos cruzan fronteras buscando bienestar y estabilidad. Medidas que quizás deban ser evaluadas con mayor detalle tanto por parte de los que ejercen presión como los que toman la decisión de suspender programas o despedir al personal. 

La oposición no es una plaga que se expande por el mundo, ni sus ideas son epidemias, no debe ser vista con malos ojos. La oposición al Gobierno siempre es buena para enterarse de las debilidades y fortalecer las cosas que se hacen bien. La oposición a la oposición también es una alternativa. A todos los que están arriba, para que de una u otra forma miren hacia abajo. Venezuela es un país con buen humor, las risas nunca deben verse apagadas, y aquellos que piensen diferentes jamás deben ser incómodos, todo lo contrario, en las diferencias residen las fortalezas de un equipo… y por tanto, mayorías y minorías tienen que convivir en esta nación para hacerla más fuerte, pues en síntesis, es lo que todos buscan.

Autor

Eduardo Salazar de Peñaranda. Ser joven en América Latina es conocer el pasado y soltarlo; entender el presente y adueñarnos de él; poner la mira en el futuro y desafiarlo a que sea mucho mejor. En las calles de Venezuela: aprendo, descubro y dimensiono la sociedad desde distintos ángulos, pues quedarme con la primera impresión sería un error en un país en el que su gente (Sociedad y Estado) parecieran reinventarse y sorprendernos día a día. A veces me preguntan por qué escribo, y mi respuesta es contundente: no me gusta lo que veo, y esto no quiere decir que todo esté mal, pero tampoco las cosas están como deberían. Por tanto, desde esta trinchera caraqueña apuntalo mi pluma para construir un lugar de paz y sin violencia para vivir, en la espera que desespera pero intencionalmente busca despertar consciencias. 


Twitter: @EduSalazarU

Historial

Miembro durante
1 año 2 semanas

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.