Venezuela: La cultura de la bebida

“Cuando aquí escasee la cerveza, ahí es cuando la gente se alzará por el desabastecimiento, a ese nivel estamos”, una afirmación que se deja escuchar en las calles de Venezuela. Lejos de entrar en diatribas conversamos con tres venezolanos sobre sus experiencias con las bebidas alcohólicas.

Por Pablo Hernández

Bernardo Tineo: “Hay que disfrutar la bebida y no lo contrario”. “Mi primer trago fue un whisky, estaba en mi casa con un amigo de mi hermano, tenía 10 años”, afirma Bernardo, joven venezolano oficinista que se dice ser “un bartender sin el bar”, porque su hobby es hacer tragos en las reuniones, para amigos y familiares. Él desde su perspectiva nos cuenta: “En Venezuela, el tema del consumo del alcohol cuando eres joven significa pasar de niño a adulto; te fumas tu primer cigarro, te tomas tu primer trago..., en cierto modo es una iniciación, sobre todo en el caso de los varones, la primera vez es casi un asunto de orgullo”, afirma.

Y aporta más detalles: “Aunque de pronto no te guste mucho el sabor, es una cuestión social, es algo que hay que hacer porque es parte de adaptarse al entorno social donde se desenvuelven los jóvenes venezolanos”. Bernardo cuenta que empezó a beber con regularidad a los 14 años, en las reuniones con los compañeros del colegio. Cervezas, tequila y ginebra. Asegura que “esa cúspide de consumo regular terminó como a los 22 años aproximadamente, ahora solo es de vez en cuando y la forma de tomar es distinta, porque disfruto más el sabor y mi objetivo no es embriagarme como antes”, concluye.

Daisy Corona: “El alcoholismo no representa un problema grave en nuestra sociedad”. “Desde los 14 años empecé a consumir alcohol, creo que me inicié por presión social, es decir, uno sale con sus amigos del colegio y eventualmente todos terminan bebiendo”, nos cuenta Daisy, otra joven venezolana, diseñadora gráfica. Según ella, el consumo masivo de alcohol se adapta al clima de cada región, por ejemplo, “en Maracaibo hace mucho calor y se consume mucha cerveza (fría), pero en los Andes se consume aguardiente o bebidas que calientan el cuerpo”.

A su juicio, Daisy explica que el alcohol en Venezuela no es un problema de salud pública, pero apunta a la responsabilidad de las familias en lo que respecta a la iniciación temprana, a ese primer trago a corta edad.

“He sabido de múltiples casos en los que la primera cerveza que toman en su vida lo hacen precisamente en familia, posiblemente en alguna de esas reuniones familiares”, afirma Daisy. Fabián Sotomonte declara: “Bebo tres veces por mes”. Fabián, un joven universitario, aporta su visión: “Por lo general empezamos a tener contacto con el alcohol en el colegio, a eso se le suma que muchas veces es en cierta manera apoyado por los padres, que no ven con mala cara que un niño de 16 o 17 años este bebiendo, lo ven como algo normal”. Fabián bebió su primera cerveza a los 16 años, al término de un partido de béisbol. Si bien asegura que toma poco (“solo cuando salgo de rumba”), reconoce que “los menores toman mucho más que uno”.

Cultura de bebida

La “cultura de la bebida” es casi una tradición en el país criollo, al menos así lo expresan los testimonios. Las experiencias son diversas, pero el acuerdo tácito lo encontramos justamente en el reconocimiento de que los venezolanos consumen alcohol en exceso. 

Es por ello que es el tercer país más “alcohólico” de la región, así lo afirma una reciente investigación de la Organización Mundial de la Salud. Por otro lado, otras investigaciones han calculado que la edad promedio del primer trago se sitúa entre los 7 y 11 años de edad. Y en coincidencia con algunos de los testimonios, el estudio recalca que la iniciación suele ocurrir dentro del entorno familiar del niño o la niña. Algo quizá alarmante y, a la vez, natural y cotidiano. Tanto es así que pasa inadvertido. 

Venezuela posee un consumo promedio de 8,9 litros de alcohol puro per cápita; los hombres beben 12,7 litros anuales y las mujeres, 5,2 litros en el mismo período.

Además, es uno de los pocos países que implementa la ley seca en días o puentes feriados, mientras que en otros países de la región se recurre a esta medida sólo cuando tienen lugar los procesos electorales. Una medida pensada, evidentemente, para para contrarrestar la ingesta excesiva en días de asueto.

Y usted, ¿Considera que la sociedad venezolana tiene problemas con el alcohol?

 

Autor

Pablo Hernández. Periodista venezolano.

Historial

Miembro durante
7 meses 6 días

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.