La nueva trova cubana se renovó en las voces de jóvenes músicos como la de Diego Gutiérrez, que con su particular timbre de voz y su guitarra supo combinar elementos del género popular y el rock. El resultado es un producto con sello personal pero muy cubano.