Cuba está en problemas, desde que escasean en las farmacias los preservativos “made in China” . Y es que el desabastecimiento es riesgoso porque las cifras de las enfermedades de transmisión sexual no disminuyen. Curiosamente, dice uno de los entrevistados de hoy, esta circunstancia ha afianzado la solidaridad para compartir los pocos condones que hay en el mercado.