Cada 17 de enero, cocheros de caballos cubanos peregrinan hasta el santuario del Rincón, en La Habana, para rendir culto a San Lázaro. La celebración ocurre 1 mes después de la peregrinación habitual, y es más que una fiesta religiosa.

Mira también:

El vendedor de asombros

Un periodista “santero”

Una “hija” de la Virgen de Regla