Se sube el telón. Comienza la función de Superbandaclown, una obra ante la que el espectador no puede quedar inerte. Varios actores jóvenes forman parte de una banda de música y por la ausencia del director cada uno decide tomar la batuta, pero el resultado siempre es el mismo: un desastre musical. No hay palabras. Solo gestos, música y sentimientos. Teatro Tuyo hace magia a través del arte clown.

No importa que la obra haya sido representada muchas veces antes. El gran Premio Aquelarre 2016, el Premio Villanueva de la Crítica y el Premio de Diseño Rubén Vigo avalan la excelencia.

Ernesto Parra, desde las Tunas, emprendió la difícil misión de fundar esta agrupación en 1999. “Fueron dos años de preparación autodidacta. Nosotros mismos buscamos las herramientas, la investigación y los conocimientos. La mezcla de todo esto nos llevó al clown. Se basa en un actor total, entrenado con todas las herramientas posibles de las artes escénicas, y que muestra su versatilidad al público”.

Teatro Tuyo aborda el arte clown desde cinco categorías: lo absurdo, lo ridículo, lo exagerado, lo inesperado y lo cómico; por lo que el humor cumple un papel importante en las presentaciones pero el objetivo va más allá de la risa.

La apuesta fue arriesgada porque el clown en muchas ocasiones es visto como un arte menor. Cuba no cuenta con una historia del género ni figuras paradigmáticas, salvo lo que hizo en un momento el actor Edwin Fernández en la televisión. Teatro Tuyo ha hecho del clown cubano un referente nacional e internacional.

Sigue la función de Superbandaclown. Los actores contagian al público y logran sin emplear la voz que los asistentes los secunden y canten Lágrimas Negras.

“Es muy fácil hacer de payaso con una nariz y dos o tres pedazos de tela, e incluso puedes vivir de eso porque sacas tu licencia y oficias como tal en actividades festivas, pero eso no es arte”.

“Incluso  payaso es un calificativo despectivo en la sociedad justamente porque los propios hacedores de la profesión han descuidado las esencias del clown, los orígenes, el entrenamiento del actor y las condiciones naturales para el arte del payaso. Se ha abaratado tanto que el payaso es el último eslabón de la cadena. Te imaginas luchar contra todo esto desde Las Tunas. Es como el trabajo de Sísifo, pero con doble carga”.

Hacer arte clown desde Las Tunas siempre implica dificultades. Generalmente le cuestionan al grupo que permanezca en la región oriental y no haya decidido mudarse a La Habana. Pero ellos han llegado por propios méritos una y otra vez a la capital aunque siempre regresan.

Lo próximo será la presentación de Superbandaclown como parte de la muestra nacional de teatro familiar en el Festival de Teatro de La Habana, entre el 20 y el 29 de octubre.

Asombra la preparación de los actores jóvenes que promedian 23 años y son egresados de escuelas de actuación y en algunos casos de la escuela nacional de circo. En Superbandaclown Aixa, Yetsela, Maylan, Jose Adrián, Jose Ramón, Adrián y Alejandro tocan varios instrumentos y bailan diferentes géneros.

“Siempre es difícil la formación porque no existe una escuela en el país. En un primer momento los actores iban y venían del grupo con mucha frecuencia. Ahora estamos en un mejor momento porque nos llegan jóvenes de otras provincias como Cienfuegos que van a las Tunas por el simple placer de trabajar con nosotros”.

Ernesto Parra con su trabajo como director teatral ha conseguido cambiar la dinámica de las migraciones en Cuba y en el encuentro nacional de academias varios estudiantes de actuación del occidente del país le solicitaron graduarse con él.

Hay tanta seriedad en el trabajo del grupo tunero que concibieron el Taller Internacional de Payasos que se celebra cada dos años en el balcón del Oriente cubano. Un evento eminentemente teórico que celebrará en marzo de 2018 su cuarta edición. Ha sido tan fructífero el resultado de estos 18 años que Teatro Tuyo consiguió lo que parecía imposible en Cuba.

“Ya ha sido aprobado por el Centro Nacional de Escuelas de Arte (CNEART) la escuela nacional de clown en Las Tunas que abrirá el curso que viene. Durante dos años y medio los alumnos se concentrarán en la escuela y obtendrán todas las herramientas para hacer arte clown”.

“El fin nuestro es lograr lo emocional. Tocar un tema que forme parte de la sociedad contemporánea. Provocar una reflexión. Superbandaclown es un ejemplo de ello, es un espectáculo que te mueve desde la música con varios gags, chistes pero en las dos escenas finales te llevan de la risa y el humor a un estado reflexivo. Y eso es lo que perseguimos: un placer completo. Lograr que el público diga: me he reído, me he emocionado y he reflexionado”.

Ya termina Superbandaclown y los actores salen del escenario rumbo a la entrada de la sala tocando una contagiosa conga. La conga sigue, todos gozan. Es Teatro Tuyo, y mío, y de todos.