Una fábrica en tu mesa de trabajo. Una fábrica para construir lo que no puedes comprar. Una fábrica para crear lo que aún no existe. Así de poderosas son las tecnologías de impresión en tres dimensiones (3D). En Cuba, se buscan soluciones con ellas.