Ante la necesidad de un marco legal que ampare y propicie el desarrollo del audiovisual en Cuba, desde hace aproximadamente dos años reconocidos cineastas cubanos vienen discutiendo un proyecto de Ley de Cine que no ha sido tomado en cuenta por el Ministerio de Cultura.

Ante el inmovilismo de la institución y la pequeña fuerza que intenta proponer una Ley de Cine para el país, los jóvenes realizadores ya empiezan a involucrarse y a pronunciarse a favor de una Ley que también tiene que ver con su futuro.