Sandor y Jorge Luis son soldadores montadores que se encargan estos días de quitar las rejas que delimitan el acceso a la Ciudad Deportiva, en La Habana. “Mi hermano, ¡lo que se espera de público es grande! Por eso andamos quitando las rejas para que las personas encuentren menos obstáculos al transitar”, me dice Jorge Luis.

Sabia precaución pues de los 400 mil asistentes iniciales calculados por los organizadores cubanos, ahora ya rozaría el millón de personas, según el productor de la mítica banda de rock The Rolling Stones.

Cerca del escenario observando su inmensidad están Bryan, Miguel y Yasniel, tres jóvenes de apenas 17 años que nunca habían ni soñado con ver algo parecido en Cuba. Discuten sobre la estrategia que seguirán para alcanzar un puesto lo más cercano a la banda.

Los chamacos calculan el mejor sitio para ver a los Rolling Stones. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Yasniel lo tiene claro: “Pipos, compramos un par de botellas de refresco, unos panes con algo y acampamos desde temprano pa’ ser los números uno”.    

 

Los muchachos encantados con la idea de asistir al concierto de los Rolling Stones. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Guillermo un vendedor ambulante de dulces caseros llega al terreno con sus “señoritas” azucaradas. Mientras espera a que se acerque un cliente, Guillermo se para unos minutos a ver la magia del psicodélico escenario que ya empieza a hacer sus primeras pruebas de sonido.

Guillermo apenas sabe quiénes son los músicos que tocarán, pero no escapa al asombro que provoca tanto aparataje desplegado.

 

Vendedor de dulces caseros. Foto Claudio Pelaez Sordo.

La importancia del acontecimiento es tanta que, de repente, vemos aparecer al primer vicepresidente del país para comprobar la marcha de los preparativos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el Ministro de Cultura, Julián González, conversan animadamente con los miembros del equipo técnico mientras, en ese momento, se realizan pruebas de audio. En la comitiva, se encuentran verdaderas celebridades de las artes cubanas, como Isaac Delgado y Fernando Echavarría.

 

Miguel Díaz-Canel Bermúdez inspeccionando el montaje del escenario. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Entre la multitud de curiosos también se asoman otros cantantes de rock cubanos, que han bebido de los Rolling en toda su carrera.

Vestido de negro, como es habitual verlo, el trovador Carlos Varela se da un paseíto. Para él, esta ha sido una semana fantástica que cierra con este concierto de verdaderos monstruos de la música. Es lo que hace falta, comenta: “que Cuba se abra musicalmente para el mundo y el mundo se abra musicalmente para Cuba puede contribuir a cambiar las mentes y los corazones de los cubanos”.

 

El trovador Carlos Varela. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

También cerca del escenario se dejó ver David Blanco, uno de los íconos del rock cubano contemporáneo, parecía tranquilo con la posibilidad de este suceso. “Todo llega, todo llega”, comentó.

 

David Blanco, uno de los íconos del rock cubano. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Pues ya lo saben. !Nos vemos el día 25 en el concierto!

 

Lea también otros temas de nuestro especial: StonesCuba

Pura gozadera con los Rolling Stones

“El Viernes Santo vinieron los dioses”

Si los Rolling no van a tu casa…

El primero en llegar al concierto de los Rollings

Déjà Vu

Una cubana que cantará con los Rolling Stones

Llegan los Rollings