Para los amantes del cómic –jóvenes o no- nace Apulpso, una revista de animación, comic e historieta que desde este fin de semana se distribuye en el Paquete Semanal y en las redes sociales. Nace, según cuentan, con impulso y también con el pulso listo para dibujar.

“Apulpso, es una palabra inventada, creada por nosotros mismos. Esa “P” viene de la historia, de las famosas Pulp del siglo pasado, que eran historietas cortas que se imprimían de forma independiente y se vendían muy baratas para que la gente leyera cosas”, nos cuenta Junior Fonseca, al frente de este nuevo proyecto editorial.

Explica también que la revista, de 34 páginas, se propone reunir a toda la comunidad de ilustradores y gente que se desarrolla en el campo de la animación, para dar a conocer su trabajo y crear eventos y acciones asociados a este tema.

Entonces repite “queríamos hacer algo que uniera a la gente, un proyecto, por eso pensamos en la revista. De entrada -insiste como si sintiera la necesidad de aclararlo- no hay una ley, un mecanismo, que hasta hoy sea capaz de unir a la gente que hace historieta, todos andan muy dispersos, todo el mundo tira por su lado y no hay un lugar que agrupe a todo el mundo”.

Junior habla en plural, él no está solo. Detrás de esta revista, junto a él, también hay cuatro muchachas: Liliam Morales, Elisa Álvarez –graduadas de Historia del Arte-, Nayara Ortega –licenciada en Filología- y Claudia González –licenciada en Derecho-.

Foto: cortesía del entrevistado

Junior está sentado, habla rápido, en ráfaga. Ha contado su idea muchas veces, ya se la sabe casi de memoria. Llevan –él y su equipo- más de seis meses trabajando para dejar a punto este primer número. Si aspiran a crear un punto de encuentro, una referencia dentro de la comunidad de dibujantes cubanos, el estreno de Apulpso no puede tener erratas.

Tras medio año de trabajo, el agotamiento es una variable a manejar. Sin embargo, el entusiasmo con el que Junior relata todo ese proceso y, sobre todo, su forma de hablar del futuro, demuestran cuánto han soñado este momento. Para el equipo, seis meses de trabajo dedicados al estreno no consiguen restarle encanto a esta “primera vez”.

“Ha sido un tiempo de mucha conversación, de convencer a los dibujantes de que el proyecto puede crecer, para que sientan la confianza y puedan publicar sus historias allí. Muchos nos han dicho que sí, otros han dudado, dicen que en lo adelante; hasta ahora, entre los que han colaborado está Roberto Martínez, de Pinar del Río, y ha sido un lujo enorme tener a Alexander Izquierdo, uno de los de puntería de La Habana”.

Perfiles y bocetos de jóvenes creadores, un tutorial dedicado a la creación de personajes, una entrevista a los muchachos de Nodo Estudio de Holguín y un acercamiento a la figura de Carlos Giménez, reconocido dibujante español, son algunos de los contenidos de esta edición.

“No estamos amarrados a ningún tema, ahora mismo, tratamos que los propios autores sientan libertad para crear personajes e historias. En este número no hay sagas o series. Solo una historieta, La caza, va a tener una segunda parte. Ninguna está ambientada en Cuba, porque los autores no lo han querido, pero creemos que en un futuro puede ser”.

Apulpso nació como una idea, un sueño entre amigos, un proyecto concebido en los Estudios de Animación del ICAIC. Ya es una revista, una que espera reeditarse cada mes y mostrar, lo que en materia de historietas, tiene para brindar este país. El gran reto será, para Junior y los suyos, convertir Apulpso en ese sitio donde buscar superhéroes “made in Cuba”.

Puedes leer el 1er número de Apulpso aquí