La mujer cubana defiende su derecho al aborto desde 1965, fecha en que se legalizó tal práctica. Sin embargo, aún persisten en la sociedad prejuicios relacionados con la decisión que muchas de ellas toman y que motivan, por ejemplo, que esta muchacha habanera, de 23 años y dos abortos, pidiera no identificarse para contarnos su historia.