“Han sido semanas de angustias y hoy estamos consternados”. Es la frase más sentida que dice esta joven asociada a la cooperativa de servicios contables y financieros Scenius, mientras consigo el contacto con Alfonso Larrea, el director general y ambos confirman la noticia: el Ministerio de Finanzas y Precios ha ordenado el cierre de una de las seis cooperativas de ese tipo autorizadas en el país, en lo que parece ser otro paso en el congelamiento a la reforma económica en marcha.

“La notificación señala presuntas violaciones reiteradas del Objeto Social que tenemos definido”, agrega Larrea, a quien le han dado 30 días para liquidar las operaciones con sus más de 50 clientes, todos representantes de empresas estatales. Hasta el momento no hemos podido acceder al texto de la notificación, pero se trataría de “excesos” en el tipo de servicios contables que le han prestado a sus clientes, como, por ejemplo, elaborarles fichas de costo; algo que, a pesar de ser un “servicio contable”, no está textualmente incluido en el citado Objeto Social.

“Vamos a empezar un proceso de reclamación, que tiene que ser ante el mismo Ministerio que nos ha impuesto la medida”, apunta Larrea. Sin acceder a dar más detalles, niega todos las violaciones que les imputan y asegura que en dos años y medio de creada Scenius, el Ministerio de Finanzas y Precios no ha mostrado voluntad por apoyar el desarrollo de la cooperativa.

La medida dejaría sin empleo a 326 socios de esta organización, con sedes en La Habana, Matanzas y Camagüey. Existen otras 5 entidades “experimentales” como esta, una de las cuales, nombrada GESIN, afirma no tener datos sobre este proceso ni haber sido notificada de medidas similares en su contra.

El propio carácter de “experimento” con el que han sido tratadas las cooperativas no agropecuarias en Cuba (no reconocidas por la Constitución de 1976) reduce notablemente las posibilidades de supervivencia de Scenius. La decisión sobre su reclamación tendrá que ser valorda por la misma autoridad que ha decidido su cierre.

Este paso llega en un momento en que el país todavía digiere los anuncios de un “perfeccionamiento” en la política sobre el Trabajo por Cuenta Propia, que de momento dispuso la paralización de la entrega de las licencias más demandadas. Sin fecha de conclusión, la pausa a la reforma había comenzado meses atrás en provincias con gran número de privados, sobre todo en el turismo, como Sancti Spiritus y Matanzas.