La red de talleres privados de reparación de móviles garantiza más servicios que la única empresa estatal de Telecomunicaciones de la Isla. Pero los marcos legales para su trabajo son muy estrechos. Y estos muchachos quieren crecer.