Adicción a los videojuegos

Category: 

Los videojuegos son cada vez más sofisticados, llamativos e interactivos y sin duda hacen que los jóvenes pasen muchas horas frente al monitor de la TV, en las consolas portátiles o de la computadora. La industria de los videojuegos ha ido adoptando poco a poco nuevos modelos de negocio alejándose de la distribución tradicional en las tiendas.

Free-to-Play

El sistema Free-to-Play es un uno de ellos, que consiste que los jugadores puedan descargar en línea de manera gratuita el título de preferencia, jugarlo y acceder en partes al contenido. Además, ofrece la posibilidad de que el jugador pueda ir avanzando en el juego a medida que va haciendo micro pagos para ir adquiriendo herramientas y accesorios que les permita ir mejorando su juego.  

Alejandro Gallardo, gamer mexicano y coordinador del grupo en Facebook “Gamers México”, considera que es un modelo que “siempre le ha resultado interesante para la industria” y señala que “todos los gamers buscamos tener el mayor beneficio por el menor costo”. Sin embargo, agrega que este modelo presenta algunos problemas por el tema de la adquisición de nuevos paquetes (contenidos), comenta a El Toque de RNW.

En ese sentido, Antonio Belmont, otro gamer mexicano, opina que acceder a este tipo de videojuegos de esta forma resulta ser muy “amigable”, pero destaca que no tiene que ver mucho con la habilidad, “dado que con una tarjeta de crédito es mucho más fácil acceder a materiales, armas y objetos, que el gamer promedio lo obtiene a base de habilidad”.

Según la Consultora Super Data, los videojuegos en la modalidad de Free-to-Play resultan muy rentable para ciertas compañías como Riot Games que cuenta con más de 70 millones de jugadores en su título League of Legends, y  de igual modo Wargaming.net con su título World of Tanks,  en la que una buena parte de sus jugadores invierten en contenido adicional.

Antonio considera que esta modalidad de cierta forma es engañosa porque “te hacen creer que estás jugando un título gratis cuando en realidad todo lo tienes que ir adquiriendo monetariamente”, y agrega que es una forma de “abusar” del jugador al estarle vendiendo el contenido adicional de “un juego que se supone ya debe de estar completo”.

Por su parte, Alejandro señala en este sentido, que hay casos de algunos juegos que revenden mucho contenido reciclado, pero cuando sale una nueva versión resulta ser incompatibles, por lo que se vuelve “un poco frustrante”. Además, atribuye el éxito de esta modalidad de videojuegos por “la mercadotecnia que hacen detrás”.   

Ventajas y desventajas de videojuegos en línea
Los gamers siempre están en busca de la mejor experiencia al momento de estar jugado un videojuego, por lo que optar entre descargar un título en línea o adquirir la versión física resulta a veces complicado en el momento de decidir.

Alejandro, señala que “los juegos en línea por lo general reducen un poco el costo de la versión física“, mientras que aquellas que se adquieren en las tiendas, además de ofrecerte la versión completa, a veces ofrecen un regalo que es otra “forma de enganche de las empresas para que compres”.   

En cuanto a la experiencia de jugar en línea, Antonio asegura que sí es distinta y pone como ejemplo cuando jugó el título “Avatar Five Online”, que es un juego Free-to-Play en la que señala que uno va avanzando; ganado experiencia; obteniendo armas, herramientas y enfrentándose a otros jugadores alrededor del mundo Sin embargo, vuelve a insistir que no tiene que ver mucho con la habilidad del jugador, ya que “puedes enfrentarte con un chino que utilizó una tarjeta de crédito y ya tiene todo el contenido”, por lo que considera que no estás en igual de condiciones.

Adicción al extremo
La adicción a los videojuegos no es algo que se debe tomar a la ligera, en países industrializados como Corea del Sur y Japón, dicho trastorno ha llevado, sobre todo a los jóvenes, al punto de causarles la muerte por haber pasado muchas  horas jugando sin parar. Inclusos en Corea del Sur ya se cuentan con clínicas de rehabilitación especializadas para tratar esa eventual adicción.

Cinco síntomas
El doctor, Han Doug-Huyan del Hospital de la universidad sudcoreana, Chung-Ang en Seúl, es uno de los más involucrados en el tratamiento a este tipo de adicción. Él detecta cinco síntomas que permite alertar que uno está cayendo en este trastorno:

1.- Si una persona juega toda la noche y duerme en el día.

2.-Si el potencial adicto pierde su empleo o deja de asistir al colegio por quedarse jugando en casa.

3.-Si la persona requiere de sesiones de juego cada vez más largas para obtener el mismo nivel de satisfacción de un videojuego.

4. Si el adicto se irrita con mayor facilidad o padece ansiedad en el momento de desconectarse o cuando es obligado hacerlo.

5.-Si el jugador siente el deseo de estar conectado a seguir jugando cuando se encuentra desconectado del mundo digital.

Desconectar
El número de adictos en los países asiáticos llega al 8%, en el caso de Latinoamérica aún no existen cifras. En este sentido, Antonio asegura que todos los gamers pasan por una época donde invierten mucho tiempo al juego, pero a lo largo con las distintas actividades que uno va adquiriendo resulta casi imposible dedicarle el mismo tiempo. Antonio añade que las personas adictas lo utilizan como una vía de escape, “cuando en realidad el problema es el ocio o no tienen donde canalizar esa energía”.

Por su parte, Alejandro opina que lo principal que debe de recordar un amante de los videojuego, es que  solo se trata de una fantasía que “nos ayuda escapar un rato de las presiones del mundo en el que vivimos”. Al mismo tiempo afirma que  no se debe caer en la idea de “que los videojuegos van a suplir esas necesidades básicas que tenemos como seres humanos”, concluye.  

Print HTML logo

Autor

Historial

Miembro durante
8 meses 3 semanas

Gabriel Infante, periodista mexicano. 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.