Contrabando: Todos saben, pocos reconocen

Category: 

La escasez de alimentos, la inseguridad, la falta de calidad en los servicios públicos, la devaluación de la moneda, el control de cambio de divisas y el contrabando resultan ser los principales problemas que perciben los jóvenes venezolanos en la actualidad. Así se desprende de una reciente encuesta realizada por el equipo de El Toque de RNW a un grupo de jóvenes de la Universidad Central de Venezuela, la Santa María, la Católica y la del Zulia.

Aunque el contrabando se hace más evidente en zonas fronterizas, las consecuencias también se viven en el resto del territorio suramericano. Incluso, este flagelo es una las causas del propio desabastecimiento. Lo que los expertos califican como una espiral en la que ha entrado este país y que hasta ahora no hay evidencia de políticas adecuadas para resolver la situación.

Al recorrer la frontera colombo-venezolana, se pueden recoger testimonios de habitantes que sufren por las guerras entre las mafias que manejan el contrabando y aquellos que se lucran de esto. En la Guajira, parece que la justicia no existiera, o sí, pero la propia; la impuesta por un grupo de personas armadas que hacen que su ley prevalezca por encima de dos constituciones, es decir, la de Colombia y la de Venezuela.

El contrabando de combustible no es nuevo. Es un problema que data desde hace décadas, y es que trasladar en bidones gasolina o gasoil desde el Zulia hasta provincias colombianas, se ha convertido en todo un negocio.

Para nadie es un secreto que el combustible en Venezuela es muy económico. El tanque de un vehículo puede llenarse por tan sólo medio euro o poco menos de 1 dólar. El combustible es llevado a la nación neogranadina y se vende no al doble, sino a 10 veces más de su precio, obteniéndose ganancias descomunales. Por esa razón tratar de eliminar esta exportación ilícita ha sido una tarea presente en las agendas de los gobernantes durante años.

Las pocas personas que se atreven a hablar del contrabando, lo hacen ocultando su identidad u ofreciendo identidades falsas. Muchos de los habitantes indican que el contrabando se convierte en una manera de sobrevivir, puesto que no hay otro método de subsistencia en La Guajira. Las madres, por su parte, no permanecen ajenas al asunto, pero también se preocupan por el futuro de sus hijos y además añaden que la tasa de homicidios es elevada, pese a que no hay cifras oficiales. Las muertes por encargo, los tiroteos y ajustes de cuentas son recurrentes en esta región de América Latina, en la que su realidad adquiere otra dimensión.

El Limón es uno de los ríos que comienza su actividad comercial muy temprano, se entiende que al menos 350 camiones con unos 20 bidones de combustible salen de Venezuela directos a Colombia. Trochas a lo largo de la frontera, que también alcanza el estado de Táchira, es otra de las vías de comunicación. No son pocos los esfuerzos que ha hecho el gobierno de Venezuela para darle una salida pacífica al conflicto que ha desencadenado que una población entera se vea involucrada en un acto económico ilegal. Pero la situación revela que el contrabando sigue en La Guajira y se arraiga cada días más. De igual manera, el gobierno colombiano adelanta planes para atacar este flagelo.

El embajador de Colombia en Venezuela, Luis Eladio Pérez, aseguró a RNW que si estos dos países suramericanos unieran fuerzas podrían resolver la situación.

Al mismo tiempo, el diplomático añade que el contrabando sólo se solucionará si ambos gobiernos elaboran estrategias militares que no permitan la corrupción de los funcionarios y se establezca la vigilancia permanente en la zona. Pérez también señala que el precio del combustible debe ajustarse a los estándares internacionales y activar mecanismos que favorezcan el mercado binacional. De hecho para el diplomático si se solventan las deudas con algunos empresarios neogranadinos, la Casa de Nariño y Miraflores podrían optimizar las relaciones para darle luz verde a acciones conjuntas que resuelvan problemas de contrabando o escasez de alimentos.

El embajador colombiano en Venezuela reconoce las labores que en materia de contrabando de combustible o de drogas ha realizado la Revolución Bolivariana, tanto por el Presidente actual como por el fallecido mandatario Hugo Chávez, quien a su juicio, fue un propulsor para la paz en la nación colombiana.

¿Y la paz de La Guajira?

En el municipio Mara, en el que la población indígena es la más afectada, continúan las preocupaciones. Allí parece que la paz no es una alternativa a corto plazo. Reseña la experta en comunicación, Yenni García, que en la frontera “hay  puestos ambulantes con carteles que tienen escrito: El precio de las garrafas de 2 litros aproximadamente es de 60 a 70 bs. Esto también se evidencia en Sinamaica y Paraguaipoa”. Agrega en un trabajo de campo publicado recientemente en Venezuela que “los Municipios Mara, Páez y Almirante Padilla situados al norte del Estado Zulia, vinculados por la misma historia continúan siendo el punto de partida de un multimillonario negocio hecho desde hace muchos años por contrabandistas que aprovechan la ventaja comparativa de los precios del combustible en nuestro país, donde el subsidio representa un regalo que ya no aguanta más el Estado y que además, alimenta una industria que opera ilegalmente desangrando nuestra renta petrolera”.

344px-mapa_frontera_colombia_-_venezuela.svg_.png

García recoge testimonios que dan fe de lo que ocurre en la frontera colombo-venezolana. Por ejemplo; “María Coleima, descendiente habitante de Ríohacha en Colombia, tiene un tarantín de venta de gasolina venezolana en plena vía las 24 horas del día. Además ofrece, en un Kiosco adyacente, venta de arepas rellenas con queso, carne y pollo, al mejor estilo de esa región. María vende todo tipo de combustible a un precio entre 15 y 20.000 mil pesos por cada pimpina que contiene seis galones”.

“En Colombia el precio oficial del galón de combustible es de 8.358 pesos lo que equivale a que 6 galones en una estación de servicio tengan un valor de más de 50.000 pesos. De manera que utilizando la venta ambulante, los usuarios se ahorran al menos más de 5 mil pesos por galón. Hasta la semana pasada el cambio en la frontera por el estado Zulia era de 30 bolívares por 1000 pesos”.

El flagelo del contrabando es conocido en la región. Y se hace a plena luz del día, como cuenta Naidal González, ingeniera que recorre puntos desde la Santa Marta colombiana hasta la Guajira venezolana, incluyendo poblados como Paraguachón, Ríohacha y Maicao. Naidal narra a eltoque.com que hay estacionamientos en los que los transportistas montan sus cargas en los camiones para luego hacer el traslado.

Asimismo, denuncia que militares y policías hacen operativos constantemente, pero al cabo de los días, vuelven a presentarse los contrabandistas a hacer su negocio, como si nada.

Otros datos:
- El sistema del chip implementado por el Gobierno venezolano en la frontera para vender el combustible no funciona correctamente.
- Los transportistas de gasolina o gasoil llevan hasta 700 litros de gasolina exponiendo sus vidas.
- Jóvenes no encuentran futuro en zonas que suelen estar dominadas por mafias, ya que no dan lugar a otras actividades económicas regulares sin que sean alcanzados por el contrabando.
- El problema no sólo es del Estado, la sociedad es cómplice de negocios ilícitos.
- Indígenas aseguran no tener otra actividad comercial a la cual dedicarse, además, aseguran que no violan las leyes.

Todo esto parece indicar que las cosas no andan bien en la frontera. Los gobiernos de Colombia y Venezuela ponen en marcha planes para acabar con el problema, pero persiste, quizá por la falta de trabajo en conjunto en la zona de conflicto.
De la misma forma, algunos funcionarios aseveran que no hay “cárteles o mafias” sino algunas personas que se dedican a estas actividades de los así llamados “pimpineros”.

Sin embargo, los habitantes, investigadores, periodistas y todo aquel que transite entre estos dos países de América Latina por La Guajira podrán percatarse de la situación irregular que allí se vive, en la que gran parte de la distribución y venta del combustible es un tipo de comercio sin ley.

Print HTML logo

Autor

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.