Cuba: Ricardo Alarcón responde a Eliécer Ávila

Category: 

El expresidente de la Asamblea Nacional de Cuba rompe el silencio y se refiere al caso que lo enfrentó con el joven Eliécer Ávila.

Por Harold Cárdenas Lema

Hace varios años la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) fue testigo de un debate inusual con la presencia de Ricardo Alarcón de Quesada y un grupo de estudiantes que tuvieron la oportunidad de preguntarle temas variados ante las cámaras.

Ese día un estudiante llamado Eliécer Ávila se puso de pie y lanzó varias preguntas. Alrededor de la respuesta de Alarcón existió una polémica intensa y un fragmento del video fue utilizado profusamente en el exterior del país con fines políticos. El político cubano no se había vuelto a referir al tema públicamente, hasta el día de hoy.

Luego de lo sucedido, el estudiante de informática que realizó las preguntas estuvo envuelto en una intensa campaña que lo situaba como víctima del gobierno cubano por su intervención ese día, el propio Eliécer apareció en la televisión nacional desmintiendo tales acusaciones.

El joven se graduó y fue ubicado en su municipio como es costumbre, con el paso del tiempo se convirtió en figura política de los grupos que se oponen a la gestión gubernamental y recientemente regresó de un extenso viaje al extranjero donde fue centro de la atención mediática.

Aunque a menudo hace referencia a lo ocurrido aquel día, nunca recibió respuesta de ninguna autoridad política del país ni el propio Alarcón.

El video, que la mayoría de las personas habían visto editado y no completo, no fue exhibido en la televisión nacional bajo el pretexto de que ya era conocido

El expresidente de la Asamblea Nacional asistió recientemente a un encuentro de blogueros y en plena conversación se le preguntó su opinión sobre lo sucedido años atrás en la UCI. Su respuesta inicial partió de la ironía: “si alguno de ustedes viera a Eliecer, recuérdenle que en gran medida me debe el viaje a mí, yo esperaba que me trajera por lo menos un souvenir de las pirámides o algo de Bolivia”. 

Acto seguido un bloguero presente le recordó que a diferencia de la intención expresada ese día en la universidad, el primer lugar que visitó el joven no fue Bolivia sino Suecia.

Según Eliecer, después de ese día en la UCI ocurrieron dos cosas: “el apoyo de la gente en la calle” y “unos dirigentes que no me ofrecen la oportunidad de establecer un debate”. Alarcón coincidió con él, el debate no se hace posible porque tampoco a él se le permitió en su momento rebatir la campaña que se armó alrededor del suceso universitario: “yo nada más hice una sugerencia: ¿por qué no divulgamos completo lo que pasó allí?”.

El video, que la mayoría de las personas habían visto editado y no completo, no fue exhibido en la televisión nacional bajo el pretexto de no dar a conocer un suceso del que ya la mayoría de la nación tenía conocimiento.

Dijo haber sufrido “una profunda decepción porque ese señor, ese compañero, ese joven, era el jefe de la Operación Verdad” (1).

Varias preguntas pueden surgir acerca de cómo una persona puede llegar a dirigir el combate contra aquellas ideas de las que en el futuro se convertirá en paladín. En todo caso parece hacerse realidad el axioma que afirma que no hay nada más dañino para una ideología que un renegado de sus propias filas.

El antiguo presidente de la Asamblea Nacional desmiente la campaña que presentaba al joven como víctima de represalias luego del suceso: “salimos de ahí conversando, con él y otros muchachos hablamos de continuar con ese tipo de encuentro y hacer otros más”.

[related-articles]El hecho es que la versión editada del video que más circuló se prestaba para diversas interpretaciones y mientras Eliecer tuvo la oportunidad hasta hoy de contar su versión, él se veía impedido de brindar la suya. De esta forma y utilizando una frase de un presentador de la televisión: no hay quien pueda sacar sus propias conclusiones.

Según el propio Alarcón: “quedará para la historia, que esta persona que está aquí, le dio como respuesta al tema de la tarjeta blanca, el argumento ese de que si todos los cubanos viajaran chocarían los aviones. Quedé como defendiendo una cosa que yo nunca he defendido y además, gracias a la autocensura nuestra, me privaron a mí de mis argumentos y se los regalaron a él”.

Afirma nuevamente que “lo menos que yo esperaba era recibir una tarjetica de París que dijera: Gracias profe, porque me consiguió el viaje”, y aunque pudiera parecer que trata el asunto a la ligera, cambia de expresión cuando hace un comentario muy personal: “para mí fue muy desagradable porque con eso ya me embarqué, moriré con el sambenito ese…”
 

(1) Operación Verdad era el nombre de un grupo de jóvenes que desde la UCI hacían frente a las campañas masivas de agresión que tenían lugar contra Cuba en Internet. Valga recordar que pocos años atrás no existía una blogosfera cubana como la actual y los discursos políticos eran fuertemente antagónicos y carecían de matices a la hora de analizar la realidad cubana.

*Harold Cárdenas Lema es profesor de Filosofía y bloguero. La Joven Cuba. Twitter: @lajovencuba

Print HTML logo

Autor

Historial

Blog
Ver entradas de blog recientes
Miembro durante
1 año 3 meses