El propósito detrás de “Cuba posible”

Los partidarios de una transformación política sin ruptura total en Cuba están expectantes ante la anunciada aparición del nuevo proyecto académico y comunicativo “Cuba Posible”, que continuará la senda abierta por la revista católica “Espacio Laical”.

Los dos antiguos editores de esa publicación, Lenier González y Roberto Veiga, han impulsado esta nueva “plataforma de facilitación”, después de abandonar sus puestos en “Espacio Laical” por las presiones de quienes consideraron que la Iglesia no debía meterse en política.

“No es una plataforma partidista ni meramente política, aunque trate muchos asuntos políticos y lo haga desde puntos de vista también políticos. Es una publicación que tratará de no ser una agenda particular, sino una plataforma para promover la confianza política necesaria para que todos los cubanos podamos trabajar juntos por el bien del país”, describe Veiga desde La Habana.

Una propuesta de este tipo suele levantar muchas suspicacias en el contexto insular, donde la costumbre es atribuir segundas intenciones a los proyectos no surgidos bajo el amparo del gobierno.

“Trataremos que nuestro proyecto no sea considerado subversivo, porque no pretende desmontar nada, sino completar una obra”, asegura Veiga. “Muchas de las conquistas de la Revolución son lícitas pero hay que desarrollarlas, porque están afectadas por la crisis social y económica. Además, hay otras demandas de la sociedad que no se han conseguido, pero que conseguirlas no implica desmontar el proyecto sino, más bien, completarlo”, agrega.

“Hemos tenido un pecado como historia nacional: desde el siglo XIX todos los proyectos de país se han intentado imponer excluyendo a los demás. El gran cambio que necesitamos hoy, dentro de un modelo socialista o de cualquier otro, es que todos los proyectos puedan compartir el país y construirlo juntos”, asegura el académico.

El editor afirma que en esta etapa inicial de conceptualización de la idea, nadie les está financiando. Aunque, continúa, en el futuro necesitarán de apoyo. “Tendremos que ser muy inteligentes para saber a quién se lo aceptamos y manejarlo siempre con mucha transparencia”, ratifica.

¿Por qué “Cuba Posible”?

La salida de Veiga y González de la revista “Espacio Laical” causó un nubarrón mediático y dejó expectante a una parte del público cubano. “Este es un proyecto animado por muchos amigos que han considerado que no debemos salir de la esfera pública y también por una decisión propia de continuar aportando al país y acompañando modestamente al resto de los cubanos en este camino de transformación que estamos viviendo”, confiesa Veiga.

El editor anunció en una comunicación algunos de los temas que tratará “Cuba Posible”: el encuentro entre cubanos, la dignidad ejercida desde un ejercicio responsable de la libertad, la igualdad, la solidaridad, el desarrollo económico, la distribución justa de la riqueza espiritual y material, el desarrollo cultural y educativo del país, el esfuerzo por ahondar la democracia en Cuba, la normalización de las relaciones con Estados Unidos y Europa y la integración con América Latina.

“Sobre estos puntos queremos que se opine y se debata. Pretendemos poder canalizar en la revista esas inquietudes y propuestas, aunque intentaremos que se dialogue en encuentros personales, en contactos con grupos e instituciones de la sociedad civil, con grupos e instituciones de cubanos en el extranjero y con instituciones extranjeras que tienen que ver con las relaciones con Cuba”, argumenta.

La esperanza de los promotores radica en alcanzar una relevancia similar a la obtenida por “Espacio Laical”, una revista de 4.500 ejemplares que, sin estar inscrita en el registro de publicaciones periódicas y siendo distribuida sólo en las parroquias católicas, reunió cientos de admiradores y detractores ante la audacia y pertinencia de sus números.

“El éxito de 'Espacio Laical' fue conectar con un anhelo del pueblo de Cuba”, sostiene Veiga, quien dice favorecer la construcción de un clima de confianza política como condición indispensable para superar escollos.

“Un amigo nos dice siempre: si (José) Martí tuvo que declarar una “Guerra Necesaria” hoy nosotros tenemos que establecer una Paz Necesaria. El pueblo de Cuba está agotado de luchas y necesita progreso y equilibrio. Para eso, los cubanos tienen que lograr concertación y eso es imposible sin un clima de confianza política. En ese sentido, desde “Espacio Laical”, logramos algo”, valora Veiga.

 

Print HTML logo

Autor

Historial

Miembro durante
10 meses 5 días

José Jasán Nieves. "Periodista cubano. Canalicé mi curiosidad en un oficio y una profesión que me permite invitar a mirar hacia, lo que muchas veces, no se mira."

Comentarios

  5 meses

Si ahora es abiertamente el "Proyecto Complicidad" bonita jugada la iglesia jugando a mama' pulpo.
Nada nuevo lo hiso atravez de la historia, con los Nazis.
HOMBRE DEL CAMPO
José Martí
Hombre de campo: No vayas a enseñar este libro al cura de tu pueblo; porque a él le interesa mantenerte en la oscuridad; para que todo tengas que ir a preguntárselo a él.
Y como él te cobra por echar agua en la cabeza de tu hijo, por decir que eres el marido de tu mujer, cosa que ya tú sabes desde que la quieres y te quiere ella; como él te cobra por nacer; por darte la unción, por casarte, por rogar por tu alma, por morir; como te niega hasta el derecho de sepultura si no le das dinero por él, él no querrá nunca que tú sepas que todo eso que has hecho hasta aquí es innecesario, porque ese día dejará él de cobrar dinero por todo eso.
Y como es una injusticia que se explote así tu ignorancia, yo, que no te cobro nada por mi libro, quiero, hombre del campo, hablar contigo para decirte la verdad.
No te exijo que creas como yo creo. Lee lo que digo, y créelo si te parece justo. El primer deber de un hombre es pensar por sí mismo. Por eso no quiero que quieras al cura; porque él no te deja pensar.
Vamos, pues, buen campesino: reúne a tu mujer y a tus hijos, y léeles despacio y claro, y muchas veces, lo que aquí digo de buena voluntad.
¿ Para qué llevas a bautizar a tu hijo?
Tú me respondes: "Para que sea cristiano." Cristiano quiere decir semejante a Cristo. Yo te voy a decir quién fue Cristo.
Fue un hombre sumamente pobre, que quería que los hombres se quisiesen entre sí, que el que tuviera ayudara al que no tuviera, que los hijos respetasen a los padres, siempre que los padres cuidasen de los hijos; que cada uno trabajase, porque nadie tiene derecho a lo que no trabaja; que se hiciese bien a todo el mundo y que no se quisiera mal a nadie.
Cristo estaba lleno de amor para los hombres. Y como él venia a decir a los esclavos que no debían ser más que esclavos de Dios, y como los pueblos le tomaron un gran cariño, y por donde iba diciendo estas cosa, se iban tras él, los déspotas que gobernaban entonces le tuvieron miedo y lo hicieron morir en una cruz.—
De manera, buen campesino, que el acto de bautizar a tu hijo quiere decir tu voluntad de hacerlo semejante a aquel grande hombre.
Es claro que tú has de querer que él lo sea, porque Cristo fue un hombre admirable. Pero dime, amigo, ¿se consigue todo eso con que echen agua en la cabeza de tu hijo? Si se consiguiera todo eso con ese poco de agua, todos los que se han bautizado serian buenos. Tú ves que no lo son.
Además de esto, aunque esa virtud del agua fuese verdad ¿por qué confías a manos extrañas la cabeza de tu hijo? ¿Por qué no le echas el agua tú mismo?
¿El agua que eche en la cabeza de su hijo un hombre honrado, será peor que la que eche un casi siempre vicioso que te obliga a tí a tener mujer, teniendo él querida, que quiere que tus hijos sean legítimos teniéndolos él naturales, que te dice que debes dar tu nombre a tus hijos y no da él su nombre a los suyos?
No haces bien si crees que un hombre semejante es superior a ti. El hombre que vale más no es el que sabe más latín, ni el que tiene una coronilla en la cabeza. Porque si un ladrón se hace coronilla, vale siempre menos que un hombre honrado que no se la haga. El que vale más es el más honrado, luego la coronilla no da valor ninguno.
El que más trabaja es el que es menos vicioso, el que vive amorosamente con su mujer y con sus hijos. Porque un hombre no es una bestia hecha para gozar como el toro y el cerdo; sino una criatura de naturaleza superior, que si no cultiva la tierra, ama a su esposa, y educa a sus hijuelos, volverá a vivir indudablemente como el cerdo y como el toro.
Aunque tú seas un criminal, cuando tienes un hijo te haces bueno. Por él te arrepientes; por él sientes haber sido malo; por él te prometes a ti mismo seguir siendo hombre honrado: ¿no te acuerdas de lo que sucedió a tu alma cuando tuviste el primer hijo? Estabas muy contento; entrabas y salías precipitadamente; temblabas por la vida de tu mujer; hablabas poco, porque no te han enseñado a hablar mucho y es necesario que aprendas; pero, te morías de alegría y de angustia.
Y cuando lo viste salir vivo del seno de su madre; sentiste que se te llenaban de lágrimas los ojos, abrazaste a tu mujer, y te creíste por algunos instantes claro como un sol y fuerte como un muro. Un hijo es el mejor premio que un hombre puede recibir sobre la tierra.
Y dime, amigo: ¿un cura puede querer a tu hijo más que tú? ¿Por qué lo ha de querer más que tú?
Si alguien ha de desearle bien al hijo de tu sangre y de tu amor ¿quién se lo deseará mejor que tú?
¿Si el bautismo no quiere decir más que tu deseo de que tu hijo se parezca a Cristo, para esto has de exponerlo a una enfermedad, robándolo algunas horas de su madre, montar a caballo y llevarlo a que lo bendiga un hombre extraño?
Bendícelo tú, que lo harás mejor que él puesto que lo quieres más que él. Dale un beso y abrázalo. Un beso fuerte: un abrazo fuerte. Y ese es el bautismo.
El cura dice también que te lo bautiza para que entre en el reino de los cielos. Pero el bautiza al recién nacido si le pagas dinero, o granos, o huevos, o animales: si no le pagas, si no le regalas, no te lo bautiza. De manera que ese reino de los cielos de que él te habla vale unos cuantos reales, o granos, o huevos, o palomas.
¿Qué necesidad hay, ni qué interés puedes tú tener en que tu hijo entre en un reino semejante?
¿Qué juicio debes de formar de un hombre que dice que te va hacer un gran bien, que lo tiene en su mano, que sin él te condenas, que de él depende tu salvación, y por unas monedas de plata te niega ese inmenso beneficio?
¿No es ese hombre un malvado, un egoísta, un avaricioso?
¿Qué idea te haces de Dios, si fuera Dios de veras quien enviase semejantes mensajeros?
Ese dios que regatea, que vende la salvación, que todo lo hace en cambio de dinero, que manda las gentes al infierno si no le pagan, y si le pagan las manda al cielo, ese dios es una especie de prestamista, de usurero, de tendero.
No, amigo mío, hay otro Dios!
Tomado de:
José Martí, "Obras escogidas en tres tomos" (Tomo I, 1869-1885)".
La Habana, Cuba: Editorial de Ciencias Sociales, 2000; pp. 103-105

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.