Se encuentra usted aquí

Iglesia Católica: “!Dejad a Gaza en paz!”

Category: 

Desde la única parroquia de rito latino que existe en Gaza, su sacerdote Jorge Hernández hace un relato desesperado del sufrimiento de sus fieles.

Por Radio Fe y Alegria-Venezuela-Zenit

El padre Jorge Hernández, del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), escribe sobre la vida de la gente allí, y de los católicos, un pequeño rebajo de doscientas personas. Aunque no se hacen distingos a la hora de ayudar a la población. “Les escribo desde nuestra parroquia de La Sagrada Familia, en Gaza, perteneciente al Patriarcado Latino de Jerusalén y que cuenta con unos doscientos católicos. El lugar es conocido por todos, pues además del complejo parroquial hay un colegio que alberga los niños, cristianos y musulmanes, como en una sola familia”, afirma el sacerdote del IVE.

El sacerdote describe con crudeza como están viviendo los feligreses de esta pequeña parroquia católica la escalada militar que se inició el pasado 14 de noviembre. “El estruendo ensordecedor de las bombas, la inseguridad y el miedo hacen que este pueblo padezca una tortura, no solo cruenta, sino también cruel y despiadada en lo espiritual y en lo psíquico. Baste por el ejemplo, el caso de una niña de nuestra parroquia que padece de una crisis nerviosa a causa de los bombardeos. No es ella el primer caso, es simplemente uno de tantos”

“¿Hasta cuándo?”
“El atento lector se preguntará: ¿Como está la gente? ¿Qué experimenta?… La gente está asustada, y no puede ser de otro modo. Los misiles no entienden de ética ni de moral, no diferencian entre joven o anciano, cristiano o musulmán, varón o mujer… Simplemente caen y destruyen. Cuando se escuchan los aviones y la posterior descarga de los misiles, experimentan una congoja interior muy grande y, algunos, el alivio de no haber sido alcanzado por los mismos. Y siempre la constante pregunta: “¿Hasta cuándo?”. El común de la gente no quiere otra cosa sino, simplemente, vivir sus vidas. ¡Decimos entonces: dejad, pues, a Gaza vivir en paz!”.

El sacerdote Jorge Hernández dice que repetidamente le preguntan por el sufrimiento de los cristianos: “Sufren sí, por ser cristianos, pero también sufren por ser palestinos. Si como palestinos padecen la injusta agresión a la par que sus hermanos musulmanes, como cristianos se resignan y se encomiendan a la divina providencia de Dios Padre, con un simple AlHamdu lil’a: ¡laus Deo! Allí se entiende esa extraordinaria fortaleza en el sufrimiento que los caracteriza y que tanto edifica”.

Para finalizar, el padre Hernández recuerda lo tremendo de una guerra. “En una guerra nadie gana. Diría más bien, se pierde. Cada una de las partes deberá pagar, a su modo, las consecuencias de una guerra. Consecuencias de todo tipo, incluso la consecuencia de haber perdido lo más propio del hombre: “la humanidad”.

Para consultar el testimonio completo del Sacerdote Jorge Hernández publicado en la site de Radio Fe y Alegría. 

Autor

Artículos

  • García Márquez, el genio del país de la guerra sin fin

    Los latinoamericanos caímos rendidos de amor, y de espanto, por la Colombia que García Márquez describió en esa y otras grandes ficciones. La primera vez que leí a Gabriel García Márquez (1927-2014) fue frente a las pruebas de galera de “Relato de un náufrago”.

    Leer más
  • How I Surf - Flor en México

    Flor, una joven mexicana de 27 años de edad, es músico profesional y nos cuenta cómo utiliza Internet. Flor considera que, por ejemplo, a través de la web puede acercarse a materiales visuales relacionados con música, leer partituras o contactar con músicos.

    Leer más

Video

  •  

    Después de vivir una separación y con una hija pequeña a quien mantener, para la colombiana Valeria Carolina había llegado el momento de cambiar de vida. Abandona su ciudad, su trabajo, abre su propio negocio y armada con una cámara web comienza a hacer striptease online.

Radio:

Por no usar condones

 

Hoy conocemos la historia de Laura, una joven que se contagió de sífilis por practicar sexo sin protección: "Lo que me pasó a mí, le puede pasar a cualquiera".

 
arriba