La importancia del triste caso “Beatriz”

Category: 

El caso de Beatriz, una joven enferma a quien no se le permite recurrir a un aborto terapéutico, reabre el debate tanto en El Salvador como en otros países. Los jóvenes aprovechan también para demandar una información sexual adecuada.

Por Marta de la Fuente

“Beatriz sufre un lupus e insuficiencia real y corre un riesgo de morir muy alto si su embarazo continúa. Está desesperada. Ya son 22 semanas de gestación y la posibilidad de que entre en crisis es muy alta. Empezamos a ver como única opción su salida del país, pero con un respaldo institucional, y eso es difícil”, comenta Morena Herrera, abogada de la joven Beatriz.

El caso de Beatriz, de 22 años, es uno de los muchos que se viven en El salvador, país donde el aborto continúa siendo un tabú y algo absolutamente prohibido en todas sus variaciones, incluso el terapéutico. Da igual que la madre corra peligro, que el embarazo sea consecuencia de una violación o que el feto sufra malformaciones o enfermedades incompatibles con la vida, como es el caso del bebé que espera de la joven.

La muchacha salvadoreña, quien oculta su verdadera identidad, está embarazada de un feto que sufre anencefalia (sin cerebro), algo que según el cuerpo médico que le atiende, impediría la vida del bebé. Todo ello ha hecho que Beatriz luche por lo que considera su derecho, y concretamente por su vida, alzando su voz y realizando peticiones a la Corte Suprema del país centroamericano. La repercusión internacional y sobre todo la nacional que está tomando el caso, están avivando un debate abierto desde hace años en El Salvador.

“Lo que le está sucediendo a Beatriz es una prueba a la que la sociedad salvadoreña tiene que enfrentarse. Es un caso triste porque es una joven de bajos recursos que no puede recurrir a un hospital privado, en los cuales se sabe por secreto a voces que sí realizan abortos. Esto se podía haber evitado. Los jóvenes carecemos de una educación sexual apropiada. Las mismas personas que le quitaron el derecho a esa educación a Beatriz, son las que ahora le piden que no aborte, aunque eso pueda significar su muerte”, opina Jimena, estudiante salvadoreña.

A la dificultad del caso se le suma la problemática que plantea que detrás de la negativa al aborto, se encuentre la Iglesia. “El Instituto de Medicina Legal ha dictaminado que Beatriz puede continuar con el embarazo y lo sospechábamos, puesto que el presidente es miembro del Opus Dei. Dicho dictamen no cuenta con la opinión de perinatólogos ni de asociación de ginecostetras del país, pero sí con el respaldo de la Iglesia”, explica Morena Herrera.

“La Conferencia Episcopal elaboró un comunicado que fue publicado en la prensa de siete puntos contra el aborto y contra el caso de Beatriz. Hasta existe un punto que dice ´Negar la petición de Beatriz no es violar derechos constitucionales´ y lo mandaron leer en todas las iglesias del país. Definitivamente la jerarquía de la iglesia está incidiendo muchísimo en el tema. Vemos muy complicada la situación, aunque seguimos a la espera, no vemos más alternativa que sacarle del país”, añadió.

Algunos grupos como Sí a la Vida, acusan Beatriz y a su entorno de manipular el caso para presionar en favor de la ley proaborto. “Que nos apunten es su manera de descalificar la lucha en favor del Derecho de las mujeres a abortar. Relatan casos de niños discapacitados comparándolo con el caso del bebé de Beatriz, quien no podrá vivir, y eso es una manipulación terrible. Mienten y mienten de manera descarada y utilizando a los medios, donde tienen muchísima influencia. Por todo ello, nosotras no queremos debatir con ellos. Ahora mismo sólo estamos preocupadas por el estado de Beatriz y por la respuesta que nos de la Sala”, apunta la abogada.

Varias manifestaciones han tenido lugar en El Salvador en favor de Beatriz y precisamente son los jóvenes los que, independientemente de sus creencias religiosas, le están mostrando más apoyo. “La del aborto es una prohibición extremista y nos hace ser uno de los pocos países donde la prohibición del aborto es absoluta. Creo que si se llegara a cambiar la Constitución y las leyes sobre el aborto, sería un gran avance y nos debemos unir, aunque para mí, el problema madre de todo es la falta de educación sexual en el país” expresa Jimena. La estudiante centroamericana resalta también que es un problema recurrir a abortos ilegales por el riesgo sanitario que conllevan y por la condena a la que se enfrentan quienes se lo practiquen, incluso puede estar penado con más de diez años en prisión, al igual que quien les ayude a levarlo a cabo.

A pesar de contar con un gobierno de tinte progresista y responsable de la creación de un Sistema Nacional Integrado de Salud que acerca la sanidad a los salvadoreños , aprobar el aborto terapéutico parece no preocupar en absoluto al ejecutivo presidido por Mauricio Funes. Mientras, el gobierno hace ´oídos sordos´, el alto índice de embarazos no deseados, de peligrosos abortos ilegales, incluso de muertes, aunque sean cifras muy difíciles de contrastar, siguen creciendo.

El Salvador, Chile, y República Dominicana son los únicos tres países latinoamericanos en los que no se contempla ningún tipo de excepción ante el aborto, ni se rebaja la pena por la realización de cese de embarazo sea cual sea la situación de la madre o del embrión. Afortunadamente, en El Salvador, el debate que se está generando en torno al caso de Beatriz con manifestaciones, tertulias, debates universitarios…etc., podría traer algo de luz a una problemática que, aunque parezca increíble, se sigue viviendo hoy en día.

Print HTML logo

Autor

Historial

Miembro durante
44 años 11 meses