Se encuentra usted aquí

Mediadores en secuestros: ¿un mal necesario?

Category: 

“Si secuestraron a alguien de tu familia, ¡denuncia! Siempre denuncia ante la policía y busca un profesional que te asesore en la negociación”, afirma Max Morales, especialista en liberación de rehenes por secuestro que lleva más de 28 años en este oficio, tan solicitado últimamente.

Según se desprende de distintas investigaciones y estudios, el secuestro es un delito de traición porque en el 80% de los casos los plagiarios son amigos, conocidos o familiares de las víctimas. “También  hay bandas que en sus filas tienen a policías, narcopolicías o policías adictos”, sostiene Morales.  

“¿Cómo olvidar al terrible Daniel Arizmendi, el secuestrador en serie más sanguinario que hemos tenido, que mutilaba a sus víctimas y que con 25 secuestros reunió un capital de 40 millones de dólares ?”, señala el entrevistado.

Cuando alguien regresa a casa, necesita terapia de contención, hablar de todo con la familia, tanto de lo que pasó mientras él estaba cautivo como de los detalles de la negociación. Pronto, más de lo que se imaginan, empezarán a recordar detalles,  a atar cabos y deducir quién los secuestró. “La víctima notará que el familiar, amigo o conocido que participó en el plagio, se alejará”, sostiene Morales.

“No sólo hay que hacer la denuncia sino que hay que convertirse en coadyuvantes en la investigación. Hay que llenarse de valor para perseguir a los criminales y meterlos en la cárcel. Antes, las penas eran ridículas: diez años. Ahora, hay una modificación de la ley y si metes a alguien por secuestro, estará preso entre cuarenta y sesenta años, es decir, no lo volverás a ver”, recomienda de manera contundente Max Morales, y advierte: “Si no denuncias, estás mandando la peor de las señales. Si no denuncias les estás diciendo que hay impunidad y que pueden secuestrarte cuantas veces quieran porque no habrá consecuencias. Los criminales regresarán incluso años después y secuestrarán a otro miembro de las familia que no denunció ni quiso hacer nada”, dice el negociador. 

elTOQUE/RNW presenta un fuerte testimonio. Nuestra entrevistada pide el anonimato.

“A mí padre lo secuestraron. Mientras lo torturaban, dejaban la bocina del teléfono lo suficientemente cerca para que oyéramos los gritos. Reconocimos su voz y nos moríamos de angustia. Fue un infierno. Retiramos la denuncia y los policías judiciales que nos enviaron eran unos desalmados que nos sacaron todo el dinero que pudieron. Nos decían que necesitaban dinero para arreglar el coche en el que viajaban para las investigaciones y se lo dimos. Que necesitaban dinero para la gasolina, que para las comidas. El colmo fue cuando nos dijeron que habían encontrado una pista en el norte de México y que necesitaban boletos de avión y los viáticos de viaje. Pagamos todo, esos vividores nos exprimieron, nos mintieron, nos estafaron. A mí padre lo asesinaron a pesar de que pagamos el rescate”, cuenta la hija de una de las víctimas, con la rabia a flor de piel.
La prioridad, que regrese vivo e ileso
Max Morales explica que hay muchas maneras de negociar un rescate. La prioridad es que suelten al rehén vivo, ileso y que la familia no se arruine por pagar el rescate. 

¿Y si matan al secuestrado hay que pagar al mediador?
“Eso depende de la ética del negociador” responde Max, poniendo énfasis en que la vida de la víctima está en manos del secuestrador:  “De él depende que viva o muera”.

¿Usted toma el teléfono y negocia con el criminal?
“A veces. Prefiero no hacerlo. Lo que normalmente hago es aconsejar a alguien de la familia, entrenarlo para que él lleve la negociación, pero algunos mediadores toman ellos mismo el teléfono y llevan todo el tira y afloja”.

¿Está prohibida la mediación de secuestros por las leyes mexicanas?, pregunto a Max Morales.
-“En principio sí. México es el único país donde se sanciona a quien ayuda. Si los policías son los que secuestran, a ellos no les hacen nada sino a quien ayuda a resolver los casos. Eso es darle facilidades al delincuente”.

¿Cuál es el beneficio de contratar a un negociador?

“Las familias tienen más confianza en un negociador que en la policía. Se trata de un especialista que busca la liberación del rehén, en cambio la policía está pendiente del día del pago del rescate para atrapar a los delincuentes y quedarse con el dinero del rescate”, responde Morales.

El renacimiento del secuestro en Morelos
El estado de Morelos, colindante con la Ciudad de México tiene un clima maravilloso, por lo que muchos capitalinos de clase media y alta, a lo largo del Siglo XX,  se compraron una casa para pasar el fin de semana. Ese lugar paradisíaco se convirtió en una de las regiones con mayor índice de secuestros de México. Hay una cerrada competición entre Morelos y el estado de México por ese primer lugar de secuestros.

Toño se fue a vivir a Cuernavaca, hace 25 años, y nos relata que la violencia se volvió tan extrema que si preguntas dónde se ubica el nuevo centro comercial, la gente te dice: “Está enfrente del puente de los colgados y muy cerca de la esquina de los decapitados”.

Hay tanto estrés y miedo que la gente se va a la Ciudad de México a descansar, antes era al revés, dice con ironía el ingeniero industrial.

Mari, también de Cuernavaca, nos narra: “Cuando se llevaba a cabo el operativo contra Arturo Beltrán Leyva ( diciembre 2009) yo regresaba del supermercado y de pronto sentí sobre mi cabeza los helicópteros y vi cómo a través de unas cuerdas bajaban unos tipos armados hasta los dientes y allí empezó una balacera que te cagas. ¡Yo pensé que estaban filmando una película! ¡Dejaron el condominio donde vivía Beltrán Leyva como coladera! Las balaceras son cotidianas. A varios amigos de mis hijos los secuestraron. Yo opté por mandar a mis hijos al extranjero; me duele mucho, pero prefiero que estén lejos, pero seguros.”

Secuestros

La inocencia y la muerte. Mural realizado como parte de una ofrenda al Dia de los muertos. 

“Lo que yo noto es que desde que mataron a Arturo Beltrán Leyva, se desató la violencia en serio”, afirma en una entrevista por separado una profesora universitaria avecindada en Cuernavaca.

¿Por qué, cómo lo explica?
“Por lo que he leído en la prensa y en algunos libros, con la muerte de Arturo Beltrán Leyva se rompió un equilibrio que había entre los cárteles, se rompieron las alianzas y estalló la guerra por el liderazgo y territorio que fue de Beltrán Leyva.
Además, como varios de esos grupo criminales perdieron el acceso a la cocaína que antes vendían, ahora sacan dinero de la extorsión y del secuestro. En los noventa hubo una ola de plagios tan fuerte que, el entonces gobernador, Jorge Carrillo Olea tuvo que renunciar, fue obligado a dejar el puesto. No sé si él formaba parte del negocio, pero sí sus subordinados”, explica.
Ella me llevó a la calle donde vive y dice: “En este barrio yo soy la única a la que no han asaltado, aunque ya se metieron a mi casa. Mira, en esta calle preciosa llena de flamboyanes, buganvilias y primaveras; detrás de las flores de los árboles hay letreros de Se Vende. La gente se fue; tiene tanto miedo que vendió su casa o simplemente la abandonan.”
La entrevistada no quiso revelar ningún dato personal explicándome: “yo también tengo miedo pero no tengo otro lugar a donde ir, dónde refugiarme y me quedé sola en mi calle”, dijo la poetisa al despedirse.

De víctimas a negociadores
“En Morelos fueron tantos los secuestros que entre las víctimas y las familias se formaron organizaciones para negociar. El que había pasado por esa situación y experiencia se ofrecía gratuitamente a ayudar a otras familias”, narra Max Morales y apunta que el negociador es un estratega que orienta a las familias sobre qué decir y cómo comportarse en una situación tan extrema. Se les recomienda no gritar durante la negociación, no usar groserías, tener un tono de voz, serio, sereno y firme.
En Jojutla, Puente de Ixtla, Tlatizapán y en la misma Cuernavaca empezaron a aparecer cabezas desde el 2010, cuerpos decapitados, cadáveres colgados de puentes a los que les habían cortado genitales, lengua y  dedo índice.

Hace 18 meses llegó a la gubernatura de Morelos, Graco Ramírez del Partido de la Revolución Democrática, PRD. Su promesa de campaña fue acabar con la violencia en Morelos. No lo logró y no sólo eso, a decir de los entrevistados por El Toque de RNW, sino que empeoró.

¿Por qué?
“Porque no puede”, respondió Toño. “Ya es un problema estructural. El crimen organizado está enquistado en cada oficina, en cada policía, en toda la estructura de gobierno”.
Max Morales opina que Graco Ramírez no atiende a los asuntos prioritarios sino que invierte su tiempo y sus fuerzas en convertirse en candidato a la presidencia.
“Con nuevas patrullas y uniformes no se combaten los secuestros, se necesitan estrategias y tecnología y no olvidemos que sin protección oficial no hay delincuencia organizada”, concluye el negociador de rehenes.

Autor

Comentarios

  1 mes

Secuestro mi padre fue secuestrado en ejudos de acapatzingo por unas fulanas y entregado a 8fulanos se lea dio rescate y el negociador fue contrarado de la asiedo y teabajaron ppr fuera cobrando y le metieron miedo a mi hermano yataron a mi papa denuncien segun ellos andavan trabajando no denuncien no permitan esto es una injuaticia ya fueron aprendidos por policias de zapata denuncien

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Artículos

  • Un libro de emergencia

    El libro “El Chapo: entrega y traición” tiene como propósito dar al ciudadano elementos contundentes de manera que pueda sacar sus propias conclusiones sobre el Caso del Chapo. Los mexicanos ya no creen en la versión de su gobierno sobre estás detenciones.

    Leer más
  • Radios comunitarias, voces apagadas

    “Nos están negando la posibilidad de ejercer nuestro quehacer radiofónico en condiciones de equidad”, sostiene la representación en México de la AMARC ante las recién aprobadas Leyes Secundarias en materia de Telecomunicación y Radiodifusión

    Leer más

Video

  •  

    El Centro de Educación Sexual de Cuba, Cenesex, ha celebrado nuevamente las Jornadas contra la Homofobia. La ya conocida "Conga" Cubana contra la Homofobia sirve de expresión pública para el colectivo que reclama su visibilización.

Radio:

5 de Copas: No más balas

 

Esta semana les presentamos algunos programas que han destacados desde el lanzamiento de El Toque. Hoy cinco músicos venezolanos y una aspiración: componer música. A través de "Tu momento", esta joven banda nos envió su último corte.

 
arriba