Se encuentra usted aquí

VIH que matas lentamente: Venezuela clama esperanza

Category: 

“Hace 2 meses me rompiste el corazón…dijiste tengo VIH”. Michí sufre del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Un Sida que mata en los países sin control sanitario y la oportunidad de contraerlo, supera las expectativas de vivir sano, luego de los 16 años.

Por Maria Gabriela Ibañez

Él lucha por vivir, y yo por superar el sistema. Venezuela es el primer país de América Latina con desabastecimiento de Antirretrovirales, y un sistema jurídico en deuda, con los derechos de los portadores de VIH.

Recientemente, el Estado Venezolano ha asumido sus graves deficiencias en la prevención del virus, así como en el diagnóstico y tratamiento. Cada semana se reportan 39 casos en nuestro país.

Un día cualquiera de esas semanas, le correspondió a Michí y se unió a los 1.190 casos de VIH/SIDA determinados hasta la primera semana de agosto de 2013, y a los 890 casos que no presentan sintomatología, y se han detectado circunstancialmente.

Para el cierre del año 2012, el número de infectados era de 1.942 y en 2013, a cuatro meses antes de finalizar el año, el número se acerca peligrosamente. Michí es tan solo un caso entre miles, forma parte de esas estadísticas terribles, en las que el Sistema de Salud queda al desnudo, por políticas inoperantes de prevención.

Venezuela carece de campañas consensuadas, destinadas a la educación y formación valorativa de los ciudadanos y ciudadanas sobre el VIH. De hecho en los últimos 5 años, según cifras del propio Ministerio del Poder Popular para la Salud - aportadas a la Organización Mundial de la Salud (OMS)- el número de campañas informativas y divulgativas disminuyó en 48%.

Para el cierre del año 2012, el número de infectados era de 1.942 y en 2013, a cuatro meses antes de finalizar el año, el número se acerca peligrosamente. 

Al leer tal reporte, es imposible dejar de pensar en las cientos de personas que contrajeron el virus por ignorancia; al no usar un preservativo y creer en la buena voluntad de su pareja habitual u ocasional. No hay un sistema de contención al crecimiento de las cifras y del dolor de tantos seres humanos, enfermos irremediable y crónicamente.

En un reportaje del diario local “El Nacional”, Alberto Nieves, Coordinador de la ONG Acción Ciudadana contra el Sida, explico que en sus reuniones con el ministerio de salud les indicaron que prácticamente no tenían dinero para investigar y hacer campañas preventivas.

Esto, aunado a la poca coordinación, entre el Estado y la ciudadanía organizada, para la acometida del tema -desde el punto de vista preventivo- ha creado un gran vacío de información generando otros problemas conexos a las infecciones de transmisión sexual, como el embarazo temprano.

VIH sin distinción sexual

El VIH no es una enfermedad adjudicable, únicamente, a la población sexo diversa. En Venezuela un 41% por ciento de los venezolanos, da por sentado este hecho: al ser consultados con detenimiento, más de la mitad “creen haberlo leído en alguna parte o visto en la televisión”. Los venezolanos son una sociedad aún en pañales, con ánimos de comprenderse entre sí, pero muy pobres de educación.

El país está sometido a una inercia desde su propia ignorancia, dando paso a indicadores que reflejan una sociedad promiscua, sin conciencia de sus derechos sexuales y reproductivos. La campaña efectivista de CONDONES “van y vienen”, no implica menos embarazos tempranos, o una disminución sustantiva del VIH. Un condón sin concientización, es igual a un plástico para sexo sin responsabilidad. Se puede usar o NO.

Por la misma estigmatización social, la comunidad sexo diversa, es quizás la más informada sobre el tema, aunque ello no implica su salud sexual. Un 38% de los casos de 2012 para VIH se afirman en jóvenes entre 18 y 30 años, mujeres principalmente, hombres y niños y niñas por nacer. Le siguen los grupos sexo diverso. ¿Hasta cuándo mantener las culpas en las minorías? Si fuesen mayoría, sería entonces la minoría heterosexual la mayor portadora de VIH.

Muchos pacientes se desmoralizan, sin dinero y sin esperanzas de conseguir atención y medicamentos, se dejan consumir por la enfermedad.

Creo que Michí se ha cuidado más que yo, en su vida sexual. Cuando estuve casada nunca me cuidé con preservativos, sin embargo, me divorcié por infidelidad, mi salud estuvo en riesgo. Michí, entendió los riesgos -de la desacreditada sexo-diversidad- y un descuido le cambió la vida para siempre, aún estando en pareja.

De la Carga Viral al antirretroviral: una travesía
Michí quiere vivir.

Empezamos la travesía desde el centro del país a la capital, en búsqueda de la mejor atención. Tener VIH en la provincia, es sinónimo de morir lentamente de mengua. Sin embargo, lograr la atención requiere de tiempo y paciencia, que no siempre sobran y menos en estos casos. Hay que saber hablar y pedir favores, que al final, son Derechos para poder sobrevivir.

Michí logró encontrar el reactivo en un hospital público para hacer la Carga Viral (evolución del virus). Sin embargo, Ángel Meléndez, lo logró tardíamente. Su expectativa de vida disminuyó, al tomar antirretrovirales muy avanzada la enfermedad.

En un país donde las misiones están a la orden del día, algunos exámenes, aún en hospitales tienen un costo como en el caso del Instituto de inmunología, de la Universidad Central de Venezuela. Muchos pacientes se desmoralizan, sin dinero y sin esperanzas de conseguir atención y medicamentos, se dejan consumir por la enfermedad. En 2010 fallecieron 1.830 personas. ¿Cuántas recibirían atención a tiempo y absolutamente gratuita?

Venezuela dejó de reportar en el 2010, a la OMS y a la Organización Panamericana de la Salud sus cifras sobre VIH. Cuándo le pregunte a un experto del instituto de Inmunología, Dr. Nicolás Bianco, sobre la situación del VIH en Venezuela, respondió que en estas condiciones puede hasta triplicarse anualmente la cifra: “si no hay prevención, la cadena va creciendo”. ¿Es por ello que el Estado dejó de dar sus datos?

[related-articles]Nuestros miedos a que Michí sufra, no son infundados. Lo vivimos, lo vemos, lo palpamos. Por ello defendemos la iniciativa de un proyecto de ley que vele por los Derechos de las Personas con VIH y sus familias. El VIH no tiene cura aún, solo paliativos.

Naciones como Venezuela tienen el Deber Obligatorio de actuar Antes, Durante y Después de la enfermedad. El VIH es responsabilidad del Estado como garante de los Derechos humanos, hoy vulnerados con tasas tan elevadas de morbilidad y dolor ciudadano. Al 2010, 11.669 casos confirmados en dos años.

Autor

Artículos

  • Dobles víctimas: VIH y abuso de la iglesia

    ¿Caridad o marketing, pederastia directa o indirecta en la Iglesia Católica venezolana? “¿Quieres ser una Ángel de la Guardia?”, pregunta la Fundación “El Buen Samaritano Niños con Sida” a los católicos creyentes,

    Leer más
  • La “actitud pirata”

    Para la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), Uruguay se pasó de la raya al legalizar el consumo de la cannabis. Mujica reguló, la producción, distribución y para combatir el narcotráfico.

    Leer más

Video

  •  

    Después de vivir una separación y con una hija pequeña a quien mantener, para la colombiana Valeria Carolina había llegado el momento de cambiar de vida. Abandona su ciudad, su trabajo, abre su propio negocio y armada con una cámara web comienza a hacer striptease online.

Radio:

Una ventana para la expresión

 

Calle 1 Televisión, en El Valle, Caracas, es un espacio comunitario para divulgar la música, el deporte y la cultura que se gesta en el barrio caraqueño de El Valle

 
arriba