“Hola” en ruso se pronuncia “privet”. Un caluroso “privet” le ofrecieron algunos cubanos al patriarca Kiril, de la Iglesia Ortodoxa Rusa, de visita recientemente en el país.

Aunque parezca improbable, por lejana, la cultura rusa tiene su impronta entre los cubanos. Pero los más jóvenes que aquí hablan, nacieron después de la caída de la antigua Unión Soviética, por lo que quizás esta visita no les dijo mucho.

Opiniones de todo tipo se pueden encontrar en las calles habaneras.