Para quienes vivían en la primera línea de costa, frente al turístico malecón de la ciudad de Baracoa, el impacto del huracán Matthew fue el más fuerte de todos. Donde hubo viviendas, hoy sólo quedan escombros y cimientos.

Javier y su familia vivían allí. Y ahora intentan reencontrarle rumbo a sus vidas.