Yulier P. pinta La Habana con sus almas. Y pinta de día, porque no tiene nada que esconder. “El arte urbano tiene que entrar en contradicción con algo”, dice, “si no, no es una buena obra”. Por eso pinta almas horrorizadas… aunque a algunos policías ideológicos no les guste.