Claustrofobia: miedo irracional y enfermizo a estar en un espacio cerrado. /Proyecto santiaguero que promueve a la literatura y a los autores cubanos/ Ver además, Yunier Riquenes y Nasquicet Domínguez.

***

Hay, en Santiago de Cuba, una librería, un sello editorial online para e-books, un programa de radio, una página web, un taller de literatura creativa para niños -que funciona en el verano-  y, al menos, dos jóvenes talentosos que responden al término de Claustrofobias, Promociones Literarias. Están empeñados en enamorar a la gente, cualquier gente de las letras que conforman un libro, cualquier libro, en cualquier soporte.

Yunier Riquenes, Santiago de Cuba, tiene clarísimo que enamorar es lo que se necesita para emprender bien un camino. Así que, allá por el año 2012 él y Nasquicet Domínguez se inventaron un proyecto con la intención de que la gente se enterara de los libros que estaban circulando, de los autores que los escribían: los clásicos, los contemporáneos, los más noveles…Y como para desafiar al encierro, como para liberar mentes lo nombraron Claustrofobias, ya hoy con cinco años de recorrido.

“Un libro es nuestro mayor objetivo –dice Yunier- . A veces la gente nos pregunta y para qué, cómo tú priorizas, cómo tú legitimas, pero sí ya los textos están publicados… yo creo que hay que hacerlos llegar a los diferentes lectores, nosotros no creemos que haya un solo libro que no le interese a nadie.

“Si ya damos por hecho que la gente no lee y lo repetimos en los medios y lo ponemos en los titulares pues estamos condicionando esa actitud; casi siempre somos absolutos hacia lo negativo, no absolutos hacia lo positivo, hacia la búsqueda de la esperanza, de un camino hacia el bien y nosotros queremos llamar la atención por esos caminos, sí hay gente que lee y hay que utilizar los contextos actuales en función de enamorar a esa gente”.

Para eso Claustrofobias, promociones literarias emplea los recursos que tiene a la mano y se auxilia, de las nuevas tecnologías.

“Estamos viviendo momentos complejos, cambia la comunicación, ya las formas de relacionarnos no son iguales a partir de los soportes, entonces hay que adaptar la forma de llevar la literatura y de eso nos apropiamos. La idea no es enfrentar las maneras, es usar cada una en función del público que tenemos y hay que crear contenidos para posicionarlos.

“Si está el que quiere sentir el olor del papel, perfecto; el que quiera llevar los contenidos en sus dispositivos móviles, bienvenido, incluso hasta alternarlos… y por ahí va claustrofobias, tratando de jugar un poco con la comunicación, aunque ninguno de los dos seamos expertos”.

Claustrofobias es, valga aclararlo, un proyecto de autor con respaldo legal que trata de insertarse en los proyectos del CIERIC-UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) y encuentra apoyo en la Asociación Hermanos Saíz (AHS); además de convenios con editoriales cubanas como Oriente o Nuevo Milenio. Pero sobre todo es un proyecto que pretende ser sustentable en sí mismo y de alguna manera, cinco años lo avalan.

***

Yunier Riquenes, 34 años, graduado de Letras por la Universidad de Oriente, ejerce el periodismo desde hace años aunque no se considere periodista y lo haga desde su plataforma o desde algunos libros que de él se auxilian.

Yunier Riquenes dice que utiliza al periodismo y dentro de este a la entrevista como herramienta de promoción literaria, y para que le sirva de bibliografía pasiva a los autores.

Su nombre es conocido por algunos, por los que nadan en estos círculos, por los que le han visto publicar volúmenes donde el oficio de las letras y las interrogantes se lleva con rigor. Algo mejor que el silencio, ya en librerías; y Dicen los escritores de la Generación 00, en proceso de publicación, son dos de los que ha realizado con permiso del periodismo. Aunque su trayectoria de escritor abarque más.

Y aunque cuando se piense en su nombre, lo primero que le venga a uno a la mente sea la palabra Claustrofobias, que ya sabemos, es puro reto a su significado.