Pasar al contenido principal

Cualquiera sabe...

Porque no basta con saber.

Luis Sexto 

 

En Cuba, cualquiera sabe, desde los encumbrados economistas hasta los campesinos de fango al pecho, que si se dejara criar y comercializar libremente la carne de res, como se hace con la de puerco, lejos de disminuir —cosa ya casi imposible— la masa vacuna crecería. Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que el petróleo con el que caminan la mayoría de los carros privados se obtiene en la negrísima bolsa, luego de ser robado de instituciones estatales. Mientras esto ocurre, sigue al aire la función teatral en la cual se vende a un precio altísimo el combustible en los CUPET y los carros siguen rodando con líquido escamoteado. Y yo, que tengo afán para la bobería, me pregunto: ¿no sería más racional vender el petróleo a un precio justo, accesible, y controlar así el desborde clandestino? A fin de cuentas, si le roban al Estado nos están robando a todos… ¿o no? Pero de esto, al parecer, Ellos no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que se necesitan bicicletas. No las que se exhiben en las tiendas, a más de 100 CUC (2500 pesos) y que, muchas veces, cuando llegan a comprarse ya tienen las gomas y cámaras podridas, sino otras, económicas, a un costo más acorde con el bolsillo del trabajador común. Y yo, con cierta pasión por indagar minucias, me cuestiono: ¿qué se hicieron aquellas fábricas de ensamblar ciclos que tanto nos ayudaron en los años más duros de la crisis de los 90?… Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que participación «voluntaria» es una cosa, y participación voluntaria con listas y compromisos firmados, y nos vemos en el punto de reunión, y que nadie falte… deja de ser genuinamente voluntaria y comienza a ser «voluntorio». Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que atacando a los revendedores, carretilleros, especuladores y toda una larga y variopinta lista que incluye desde pícaros indomables hasta dignos «luchadores», se puede atajar o resolver momentáneamente efectos de los problemas, nunca sus causas. Y yo, reincidente en la guanajería, me pregunto si no se han fijado en que cuando se garantizó en las tiendas una oferta estable de jabones, se les acabó la vida a quienes compraban y revendían estos productos. Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que la absurda y cruel circunstancia en la que un negociante de 5ta categoría gana en una jornada lo que un Doctor en Ciencias recibe en un mes, debe acabar si es que el país quiere dignificar el esfuerzo del intelecto, sin menospreciar, claro está, los oficios y ocupaciones de todo tipo. Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que si el Estado, por más de un cuarto de siglo, ha sido incapaz de resolver el desastre de la vivienda, hay que encontrar fórmulas —particulares, extranjeras, intergalácticas, de algún tipo— para resolverlo. Porque un obrero o un profesional, con lo que ganan, solo tienen como triste esperanza aguardar a que sus padres y abuelos mueran, para hacerse propietarios de una casa. Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.

En Cuba, cualquiera sabe, que estos y muchísimos otros dilemas, tal vez no son tan simples como aquí van dichos, pero tampoco tan complejos como nos han querido mostrar. ¿O será que en esa complejidad ficticiamente elaborada se enmascara el deseo de que todo continúe igual?, me pregunto yo, que soy primo hermano de Perogrullo. Pero Ellos, al parecer, no se han enterado.            

Hay tantas, tantas grietas que cualquiera sabe en esta Islita… Y yo, o tú, o él nos rompemos las chatas entendederas preguntándonos: ¿Ellos, se enterarán algún día?         

Sobre el autor

Jesús ArencibiaJesús ArencibiaPerfil del autor

Comentarios

Sundred 5 meses 4 semanas

Excelente texto, Jesús. Te veo avanzando. Felicidades!
Sundred 5 meses 4 semanas

Excelente texto, Jesús. Te veo avanzando. Felicidades!
Aldo 5 meses 4 semanas

Magnífico artículo ojala esto se pudiera publicar en el granja pero al parecer ellos todavía no se han enterado
Michel Fernánde... 5 meses 4 semanas

Muyy buenooo
Manuel Roblejo 5 meses 4 semanas

Jesús, excelente texto. Abrazo.
Anton D 5 meses 4 semanas

coñó, tú si que eres inteligente muchachito... qué iluminado! En Cuba, cualquiera sabe, que la coprofagia es más deporte nacional que la pelota!
ROSA 5 meses 4 semanas

Tristemente SI SE HAN ENTERADO! SIEMPRE LO HAN SABIDO TODO! El problema es que no acabamos de entender que NO LES IMPORTA!!!!