Pasar al contenido principal

Una historia de medias verdades y oportunismo

Imagínese usted delante de la televisión, en horario estelar, escuchando el único noticiero. Imagínese escuchando apologías incoherentes, leídas como proclamas, como sermones, como regaños. Imagínese a esa figura que blasona sus criterios como verdades de tanto peso que, si le seguimos la rima, deberían convertirse en ley.

Lamentablemente, no es un ejercicio de imaginación lo que le he estado pidiendo. En horario estelar, en la televisión de Cuba, se suele ejercer un poder abusivo.

La noche del jueves 2 de noviembre, en el noticiero de televisión, un comentarista anunciaba no solo el reverdecer de las Series Nacionales de Béisbol, sino el triunfo en la Serie Mundial de las Grandes Ligas Norteamericanas, del “Movimiento Deportivo Cubano”.

Sabiéndose a salvo de que alguien le replique, aquel vocero sostenía con pasión que “… nuestro deporte nacional está cicatrizando sus heridas y eso enaltece la identidad nacional”. Como si el triunfo de Yulieski Gurriel y la excelente campaña de Yasmani Grandal y Yasiel Puig hubiesen sido logrados con todo el apoyo de la Federación Cubana de Béisbol y hasta del Consejo de Estado y de Ministros. Con un pase de palabras se enterraban de golpe y porrazo años de tensiones y olvidos para proclamar como propio un éxito ajeno.

Quizás la alegría llevó al comentarista a tomar al pie de la letra la frase agradecida de Gurriel cuando afirmó que, sin su historia en Cuba, su actuación en la Serie Mundial no hubiese sido posible. Pero es un poco oportunista anotarse para sí méritos ajenos cuando la decisión de irse a jugar a las Mayores le costó al pelotero todo el repudio oficial.

Al escuchar a aquel hombre recordé que no hay derecho de réplica en Cuba en toda su extensión. Que son muy reducidas y dependientes de la voluntad política las posibilidades de exponer en el mismo medio que reprodujo una información otro punto de vista discordante.

Cuando en el Noticiero de Televisión se dijo que transmitir en diferido un evento deportivo de tanta importancia como la Serie Mundial constituía “…un paso de avance, firme y necesario (…) que todos agradecíamos (…) pues sabíamos que también tenía sangre cubana”; quise con todas mis fuerzas tener la posibilidad de ejercitar mi derecho de réplica.

Transmitir diferido un evento deportivo, mucho más de esa importancia, es como recrear mañana una relación sexual que viviste intensamente hoy. Mucho más incomprensible si todos, “sabíamos” que tenía sangre cubana. Más incomprensible aún fue escucharle decirle al redactor que “…ver el triunfo de nuestros peloteros en cualquier rincón del planeta, enaltece el trabajo de nuestro movimiento deportivo y la nobleza de la Revolución Cubana”En cuestión de segundos nació un nuevo reparador de sueños.

Muchos otros cubanos han estado y han ganado Series Mundiales. Para ello, “todos sabemos” también, han tenido que abandonar Cuba, víctimas de la obligación de cortar lazos con su país de origen que impone la MLB y el bloqueo norteamericano; pero también cargados del desprecio y el trato que se le da a los traidores políticos de este lado del Estrecho.

Y bien pudiera pensarse que, a pesar de todo, no debo ser ingrato y reconocer que al menos en horario estelar de la televisión del Estado, hubo palabras de elogio para atletas emigrados. Sin embargo, replico lo dicho porque, más que elogios, lo que vi fue incoherencia.

Incoherencia, pues los mismos a los que hoy hay que agradecerles el “firme y necesario paso de avance” con la transmisión diferida, protestaron ante las autoridades de la Liga Can Am, cuando el Duque Hernández, poseedor del mejor promedio de ganados y perdidos en la historia del baseball revolucionario, y ganador de cuatro anillos de Serie Mundial, fue elegido para lanzar la primera bola en el partido jugado entre el equipo cubano y los Rockland Boulders, en Nueva York, el 24 de junio del 2016. No conformes con el resultado de la protesta, decidieron entonces impedir que el agradecido pueblo cubano que iba a disfrutar por televisión del partido, apreciara el insignificante lanzamiento, incluso cuando ya habían perdido los mejores pitcheos de su vida el afamado pelotero.

Incoherencia, pues hoy solicitan agradecimiento quienes prohibieron a Julita Osendi, según su propio decir, incorporar en su documental El equipo de la Patria el decisivo jonrón, del también ganador de serie mundial Kendrys Morales en el Mundial de Baseball de La Habana en el 2003.

Incoherencia, pues quienes hoy “avanzan”, olvidaron y todavía lo hacen, al primer cubano jugador de series nacionales que disputara y ganara una serie mundial. Hoy reconocen la labor de su pariente Rolando y desconocen la de Bárbaro Garbey.

Incoherencia, pues han desconocido repetidamente a quien demostró su calidad como pelotero, como capitán sempiterno de la selección nacional y que nunca abandonó Cuba para jugar en la Mayores. Han negado a Antonio Pacheco la pertenencia que sin dudas tiene al nunca consolidado Salón de la Fama del Béisbol Cubano. Todo, por el simple hecho de haber decidido probarse como entrenador en un baseball que, ahora, es una “inyección de buena energía”.

Incoherencia, pues ahora enmudecen ante la grandeza y entereza de la familia Gurriel, toda junta en el Dodgers Stadium disfrutando del mejor de los suyos. Su unidad, el tesón de Olguita en la crianza de sus hijos y el cuidado de su esposo, pasaron repentinamente a un segundo plano.

Soy amigo del perdón, de la reconciliación, del reencuentro y los consensos. Pero ninguno de esos procesos se produce con el olvido de la historia, con un simple anuncio. Es preciso reivindicar, replicar, devolver a la memoria a aquellos que no se convirtieron en servidores de la pelota “esclava”, como siempre se dijo, sino que decidieron, porque podían y eran libres, medirse en “la mejor pelota del mundo”.

Sobre el autor

Eloy Viera CañiveEloy Viera CañivePerfil del autor

Comentarios

Miko 1 semana 3 días

Pero que se va esperar de los voceros del regimen , en Cuba no hay prensa, todos los graduados de Periodismo son en realidad Voceros del gobierno cubano por otra parte en Cuba lo han politizado todo, el deporte, la salud, la musica, el cine, la radio, la TV , todo esta politizado pero sin embargo Raul Castro al lado de Obama y hablando publicamente en la Habana declaro al mundo que politizar los derechos humanos es un error, ese dia en cinisnometro exploto , no aguanto tanto cinismo y tanta desverguenza
Jaime 1 semana 2 días

Abogado, dedíquese al Derecho. Lo del periodismo amateur no le va. Antes porque no hablaban, y ahora porque hablan. Lo suyo es llorar.
luis 1 semana 2 días

Me parece que tomas el comentario de mala fe. Primero, no olvides que yuliesky, puig y la mayoria de los cubanos que hoy brillan en la gran carpa fueron formados completamente en cuba. En terrenos malos, con condiciones malísimas, es cierto, pero en Cuba, aaa y menos olvidar que sin costo alguno. Deberíamos, y me incluyo también, ser menos crítcos, o por lo menos dedicarnos a criticar lo problemas de verdad. Para mí su colega(recuerdo que enla universidad me enseñaron que criticar el trabajo de un colega era falta de ética profesional) criticado por usted, es uno de los periodistas que más critican los rpoblemas actuales del deporte cubano, a veces con una manera no ortodoxa pero lo hace, por solo esto deberíamos darle algo de respeto. No cree el autor lo mismo?
El autor 1 semana 2 días

Queridos Luis y Jaime: Su perseverancia y el don de la ubicuidad me resultan muy gratificantes. Ladran Sancho señal que cabalgamos. Sus respuestas para no pecar de falta de originalidad, ya que son los mismos comentarios, en la publicación de Play Off (http://www.playoffmagazine.com/yo-replico-una-historia-de-medias-verdades-y-oportunismo-en-la-tv-cubana/)
Anónimo 1 semana 2 días

Nada, los gusanos no se volvieron mariposas? Los dólares no eran prohibidos y muchos fueron presos por tenerlos? Y cuantas barbaridades más se han cometido y se siguen cometiendo? Demasiadas! Pero no es ese el problema, el problema es que son los mismos los q implantan la injusticia mientras desean, de pronto cambian y como si nada hubiese pasado, y siguen ahí en sus tronos más deshaciendo q haciendo ya por 58 años. Me encanto el artículo pues no tengo que agradecer ni mucho menos celebrar q me devuelvan un derecho q me habían robado y más aún sin darme una explicación y pedirme una disculpa, es q el complejo q tengo de ser persona no han logrado arrancármelo.
Jaime 1 semana 1 día

Sí, magistrado ilustre, mi comentario es el mismo. Y el de Luis (lo copié y lo pegué aquí... sin autorización... ¿usted cree que me demande?) ¿Acaso el artículo publicado en Play Off Magazine no es el mismo? Pues ahí lo tiene: si usted tiene derecho a cortar y pegar, nosotros también.
Jaime 1 semana 1 día

Abogado, copio aquí la réplica de Pavel Otero en los comentarios a su artículo (en Play Off). Porque es mi derecho... y porque me da la gana. Que me demande el Sr. Otero si le place. Saludos Pavel Otero 08/11/2017 - 11:11 pm Yo le agradezco mucho al abogado Eloy Viera por su réplica. Como bien él dice, está en todo su derecho de emitirla. Yo solo quiero agregar algunos datos a esta polémica que ha surgido. En primer lugar, yo no soy un “crítico autorizado” como dice el estimado Eloy. Nunca nadie se me ha acercado para darme ese título, y las críticas que publico habitualmente en el NTV salen de mi propia inspiración. Nadie me las escribe, ni nadie me orienta que las haga. El que no me crea eso, el pobre, me daría pena con él. Por otra parte, la Televisión Cubana tuvo el propósito de transmitir en vivo la recien finalizada Serie Mundial. Incluso hasta último minuto se manejó esa posibilidad, que se vió frustrada porque primeramente los dueños de los derechos de televisión del evento no quisieron vendernos la señal (no tengo que explicar el por qué). Incluso asi, se pensó transmitir en vivo, tomando la señal de algun canal de televisión, que cuesta demanda en el mundo entero, pero como todos sabemos, las relaciones diplomáticas entre ambos Estados ha tomado un rumbo muy tenso, y la desición fue no violentar ningún acuerdo, no hacer nada indebido, para no dar un paso en falso en este complejo asunto diplomático. Pero quisiera dejar muy claro, que la TV Cubana tenia interés y disposición de transmitirla en vivo. Incluso en plena transmisiones diferida con 24 horas de diferencia, se recibieron reclamaciones de los dueños de los derechos de televisión, pero se decidió continuar con la divulgación de los juegos. Se también que a algunos seguidores del beisbol, sobre todo residentes en el exterior, les ha molestado mi frase (y digo MI FRASE porque nadie me mandó a decirlo) que los triunfos de los peloteros cubanos en cualquier rincón del planeta enaltecen el trabajo formador del movimiento deportivo cubano y la nobleza de la Revolución. Lo primero está más que claro. Si Yulieski, Puig, y otros han llegado a brillar en ese nivel, es porque nosotros sabemos formar atletas de alta calidad, y lo segundo, a mi me queda claro también. La Revolución formó a esos atletas, luego ellos decidieron elegir otro camino (que para nada cuestino porque cada cual hace con su vida lo que considere oportuno) y después los pone por Televisión (antes no lo ponía, y ahora si, en cierto, pero nmi objetivo no era custionar el pasado, sino elogiar el presente y el cambio de mentalidad), demostrando que no tiene nada en contra de ellos. Son cubanos, nacidos aqui igual que los que vivimos aqui, y quieren a su país igual que los que viven aqui. En fin, los cientos de miles de cubanos amante del beisbol que nos alegramos por ver triunfar a Yulieski, nos alegramos porque ver a un coterraneo triunfar en medio de la élite mundial, nos enorgullece porque es un hijo de esta tierra (que encima de eso sacó inmediatamente nuestra bandera), y la Revolución mostró su nobleza porque para nada se cuestionó si el pueblo tenia que ver a Yulieski o no, para decidir la trasnsmisión de la Serie Mundial, al menos yo lo sentí asi, y por eso me decidí a hacer ese comentario. Agradezco a todos por su réplica, por sus criterios. Yo solo seguiré diciendo lo que considere que el pueblo para el cual trabajo, quiere escuchar. Ese es mi único compromiso.
Miko 1 semana 11 horas

Y si Yuliesky es cubano igual a los que viven en Cuba y ama a Cuba igual a los que viven en Cuba porque el gobierno cubano violando los derechos humanos le niega la entrada a Yulieski a su pais en 8 años como mismo se la niega a miles de profesionales que no pueden ver a su madre o padre en 8 años, la doble moral y el doble discurso.
Adrián 4 días 8 horas

Le costó mucho mnás que el repudio "oficial": Le costó el popular y eso lo sabes. Nadie hablaba bien de la fuga de Yulieski. Si quiso hacer remedio o remordimiento con su gesto con la bandera, bien por él. Pero en Cuba a nadie le cayó bien que abandonara a su equipo. Y no es el Yuli. Son los 300 que están botados afuera. Pregunta por Dary Bartholomé. Por demás, ni te creas que a la mayoría inmensa de los cubanos nos importa si ganaron o no la Serie Mundial. Más nos importa lo que hace Despaigne, porque lo ha logrado si traicionar a nadie. Y por demás, ni te creas q