“Nací en el año 1991, mientras los cubanos se debatían entre los Juegos Panamericanos y los primeros apagones masivos. Adicto incontrolado a los libros. De la mano de la Historia descubrí mi amor por Cuba y por la verdad. Joven irreverente, crítico, socialista y revolucionario. Activista y luchador en pro de un nuevo y mejor país, donde prime la participación respetuosa de todos los cubanos”.

Esa es su declaración de fe. Yohan González Duany fue un activo bloguero mientras vivió en Cuba e impulsó el fortalecimiento de Ecured, una enciclopedia colaborativa cubana que se creó para “descolonizar” el pensamiento sobre el país caribeño. Ahora Yohan vuelve al ruedo junto a antiguos colegas como el historiador y bloguero Ruslán Olivares, al politólogo italiano Vincenzo Basile, y al ex supervisor de la propia Ecured, Arián Pérez. Juntos coordinan el nacimiento de CubaHistoria.

“Estamos armando una plataforma digital colaborativa y de rigor”, dice Yohan, mientras convoca autores e interesados de diferentes procedencias académicas para analizar, debatir y promover temas relacionados con el devenir de la Isla antillana. El espacio, que aspira a la pluralidad como divisa, también pretende ser “una web rica en contenido pero a la vez moderna y accesible”.

La idea, evoca, nació hace varios años, en las charlas sobre el pasado nacional entre Ruslán, Arián y él, mientras investigaban para Ecured. “Detectamos que había muchas lagunas de información sobre varios períodos de nuestra historia, en especial la republicana. Pasa que se publican muchos más libros o investigaciones sobre la Colonia o el período revolucionario, y menos libros sobre la República. En Cuba existe una especie de regla no escrita que impide hablar con profundidad, sin tapujos, con tranquilidad, reconociendo las luces y las sombras. Se tiende a simplificar…”

Le señalo la aparente contradicción entre la “objetividad” que defiende el proyecto y la posibilidad de que ahí se publiquen opiniones sobre el pasado de la nación. El joven, radicado en España desde 2014 riposta reflexivamente: A CubaHistoria solo le interesa contar y centrarse en lo ocurrido. “Está claro que quienes nos dedicamos al estudio y la pasión por la Historia tenemos simpatías y posicionamientos políticos. Es humano tenerlos. Pero también tenemos que abandonar demonios y desprejuiciar sucesos, procesos y figuras históricas”. Para intentar esa asepsia, la plataforma aportará datos, fechas, citas y cifras, en el ánimo de que cada lector pueda llegar a conclusiones propias.

“En la era de las redes sociales y Wikipedia —se preocupa Yohan—, la gente intenta encontrar una oración que pueda explicar sus dudas. De esa simplificación también ha sido víctima la docencia histórica en Cuba. Ha faltado voluntad de actualizar la forma en la que se cuenta nuestra historia, sin perder los principios de la profesión, pero de forma amena, que no es lo mismo que caer en la simplificación”. No obstante, reconoce que han existido y existen en el país excelentes profesionales del ramo: docentes, investigadores, escritores.

Para financiar el proyecto, sus impulsores han recurrido al método del crowfounding, que sostendrá los costos técnicos de desarrollo como diseño, hosting y compra de los dominios. Ya han reunido dinero para asumir parcialmente estos gastos y se hallan diseñando la web, que debe estar operativa antes de que termine enero de 2017.

“Quienes decidan apoyar financieramente a CubaHistoria (ya sean personas o entidades legales) deberán saber que lo harán sin posibilidad de influir en el contenido que se publique. Seremos transparentes en el manejo y uso de los fondos, por eso pretendemos incorporar a la web una memoria financiera”, encaja mi entrevistado, quien además es un apasionado del fútbol, la música de concierto y la fotografía.

El sitio «no pretende sustituir la labor rectora del Estado y el Gobierno cubanos en materia educativa, mucho menos sentar cátedra o realizar una labor confrontativa. Entendemos que hay muchas cosas que se han hecho mal, que la calidad docente ha decaído, que no se está explicando con profundidad los hechos; pero queremos ayudar, porque entendemos el poder de la Educación y el Saber como formas de hacer más libres y preparadas a las personas”

—¿Crees que sea un obstáculo que algunos de los gestores de la iniciativa se encuentren fuera del país?

—Pienso que el trabajo se complementa. El equipo tiene claras sus funciones y hasta dónde llegan sus posibilidades. (…) Podemos abarcar las dos visiones: la del que está dentro, y la del que está fuera. Esa es la fortaleza del proyecto, que no está acotado por fronteras.

CubaHistoria anda en plena arrancada, armando su equipo, contactando investigadores, historiadores —incluso estudiantes— nacionales y extranjeros, “reclutando” entusiastas para la aventura.

“Tenemos claro que el pasado es esencial no sólo para comprender el presente, sino también para avizorar el futuro –insiste Yohan- Nuestra historia nacional es pequeña comparada con la de otros países, pero no por ello deja de ser apasionante”. 

Si quieres apoyar a CubaHistoria da un clic aquí