De los deportes más inesperados en la Cuba del beisbol y el dominó, pudiera estar el ciclopolo, un deporte que en lugar de caballos, utiliza bicicletas, y los jugadores, igual que en el polo original, se valen de unos palos especiales para anotar goles en una cancha.

En el caso cubano, un lugar en La Habana alberga a estos entusiastas que, dicen, su preferencia deportiva va creciendo en la isla. Y por supuesto, la inventiva nacional sigue dándole soluciones a las carencias que tienen de instrumentos y, hasta de bicicletas.