La inmunidad de la Administración, también contra el cuentapropismo