El desafío de ser maestra en Cuba

Tiene 19 años y sabe que los educadores llevan una vida de sacrificios, que el salario no alcanza, que están en el fondo de la pirámide de ingresos; pero desde septiembre Yelenis cumple su deseo de impartir clases en una escuela primaria.

Leer más
Cargando