Pasar al contenido principal

elTOQUE ayuda a contar historias por Cuba

Cárdenas, Nuevitas y La Conchita. Tres lugares diferentes, con rasgos muy propios de su gente y su idiosincracia. Hasta allá nos fuimos Lázaro J. González y yo para impartir tres talleres cuya meta era presentar a personajes de los barrios un audiovisuales para la web. 

Cuando llegamos al Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo (CCRD), en Cárdenas, Matanzas, temíamos encontrar una ciudad que soñase poco más allá del turismo, como tantas otras urbes eclipsadas por la cercanía de grandes polos generadores de divisas frescas. Al cierre de la semana habíamos cambiado de opinión, habíamos descubierto tanta variedad de conflictos como los que pudieron aportar los casi veinte alumnos del taller.

Entre los participantes había fotógrafos de bodas y quinces, profesores, informáticos, amas de casa, estudiantes, comunicadores sociales, periodistas y hasta el historiador de Cárdenas.

Los nueviteros nos habían invitado a Hieroscopia, el evento audiovisual que realizan cada año en esa ciudad del norte de Camagüey, pero aún no habíamos podido asistir. Quedamos sorprendidos de sus experiencias en ese lado de la Isla, cómo filman, cuáles son sus intereses y aspiraciones profesionales; cómo se las arreglan para superar obstáculos que en La Habana son grandes, pero que, en otras zonas del país son casi insuperables. El resultado hizo que valiera la pena.

En Pinar del Río, todos los talleristas formaban parte del proyecto sociocultural comunitario Los Chapuserios. Todos eran niños y adolescentes, muchos de ellos con experiencia en la realización audiovisual. Sin embargo, creo que lo que particularizó las historias de la comunidad de La Conchita es la imaginación y la limpieza de la mirada en quienes filman.

Hoy queremos mostrar, con este making off, momentos significativos de nuestra estancia en los tres lugares, y dejar también a consideración de la audiencia otra vez, varias de estas obras: ejercicios básicos en materia audiovisual, sí, pero con mucho potencial. 

 

Sobre el autor

Nelson GonzálezNelson GonzálezPerfil del autor

Comentarios