Pasar al contenido principal

¡Que no te callen nunca!

10/12/2015

Venezuela vive una etapa de cambios y cierre de ciclos. Para quienes integramos El Toque, ha sido un placer acompañarlos en este trayecto. Y ahora que El Toque se mueve y resuelve interrumpir sus actividades en el país, estoy seguro sin embargo de que nos rencontraremos. 

Por Eduardo Salazar @EduSalazarU

Hoy tenemos una despedida – triste como todas las despedidas, porque El Toque suspenderá el último día de diciembre, sus actividades en Venezuela. Pero, como cada uno de  los ciclos que tenemos en la vida, nos queda la satisfacción del aprendizaje. Seguros de que en estos 3 años hemos logrado el objetivo: invitar a la mente a pensar, instar al cuerpo a moverse, y TOCAR el alma de nuestros lectores. Hablo en plural porque esa ha sido la principal característica de El Toque: la diversidad de ideas. Para quienes desde este rincón suramericano hemos tecleado decenas de veces con el fin de llevarles un periodismo responsable, vanguardista y cercano, ha sido un trayecto enriquecedor y asombroso por la cantidad de personas que hemos conocido y que sabemos apuestan por una mejor Venezuela. 

Llegamos a ti…

El Toque inició sus actividades en Venezuela en el 2013, convirtiéndose rápidamente en una ventana para los jóvenes, un concepto más allá de los medios tradicionales, que buscaba no sólo incentivar la libertad de expresión en el país caribeño sino, además, abordar temas que muchas veces, por cuestión de tiempo o por desinterés de la líneas editoriales, no se tocan: desde los derechos de las minorías, los afro-descendientes, la comunidad LGBT, hasta la defensa de los aborígenes.

Además, fuimos insistentes al ponerle la lupa a los problemas que aquejan al ciudadano, pero más allá de la noticia, informamos desde el lado humano de la desigualdad, la delincuencia, la inflación o la escasez. El Toque ha representado también un lugar seguro para aquellos que piensan diferente y se manifiestan libremente.

Una casa para los que no siguen el establishment; un refugio para quienes sienten que en otros lados no se les escucha; una trinchera para los inventores, los arriesgados, los creativos. Estuvimos abiertos a aquellos que están en la edad de comerse al mundo, pero también para quienes pese a los calendarios pasados sienten que aún quieren – y tienen todo el derecho - hacer cosas. Intentamos no ser cínicos para poder ser periodistas, como decía el maestro Ryszard Kapuscinski. Y nos comprometemos a seguir haciéndolo: lo importante es que nadie se quede callado.

En especial, En RNW hubo algo que me cautivó como periodista: la oportunidad de mirar a los protagonistas como humanos y no como números.

Este medio digital pertenece a Radio Nederland Wereldomroep – antes radio internacional y ahora productora multimedia con sede en Hilversum, Holanda, que tiene más de 68 años dando catedra de periodismo, buscando innovar y cambiando los paradigmas de la comunicación. A principios del 2013, en medio de la incertidumbre que se vivía en Venezuela con el estado de salud del ex presidente Hugo Chávez, comencé a trabajar con RNW gracias a la invitación de Pablo Gámez y Pablo Eppelin, que al día de hoy me ha dejado grandes satisfacciones. Así me uní a este gran equipo de emprendedores para emprendedores

Desarrollar mi interés por el periodismo digital, o participar como invitado ponente en uno de los workshops en el Global Media Forum en Bonn, Alemania, han sido parte de mis retos en este prestigioso medio. Pero voy más allá de mis propios intereses y de participaciones en eventos internacionales; RNW Media/El Toque me brindó la oportunidad de exponer al mundo qué ocurre en Venezuela. Sin mordazas, sin imposiciones, sin vetos. Gracias a esta plataforma pude cubrir día a día lo que ocurrió en el 2014 durante las manifestaciones estudiantiles en Caracas. Y, en ese momento, y como en todos los demás, pude darle voz a los protagonistas: ciudadanos, estudiantes, activistas, etc.

Abiertos a todos

Decenas de artículos que aunque me pedían 700 a 900 palabras, muchas veces llegaba a las 1200, y es que tenía tanto qué decir. Gracias por la paciencia María Vaquero. Artículos en los que llamé sinvergüenzas a quienes piensan que los indígenas son unos sinvergüenzas – por el título muchos me amenazaron en las redes sociales. En los que exhorté a qué me dijeran dónde dice en la Biblia que ser homosexual es un pecado – este, muy controvertido, recibí innumerables respuestas, y sí lo dice en el Antiguo Testamento, pero mal interpretado hoy en día. Uno muy conmovedor fue el de la infancia forzada a trabajar, esos niños y niñas que sólo saben vender flores aunque deben acostumbrarse a realizar otras “labores” – la protagonista de este blog ya no tiene 7, si no 10, y sigue vendiendo flores.

A las madres que lloran sus hijos asesinados; a los hijos que sufren que sus viejos no vivan sus últimos años en paz; a quienes en los hospitales deben pasar el Niágara en bicicleta, como dice Juan Luis Guerra en su canción; a los que sufren el calvario del transporte público. Y a quienes gozan la vida a su manera, como la “rara” Aileen; los cantantes que cantan por la paz; los hipsters que se reinventan para divertirse, y los que apuestan al turismo. Reitero, en mi blog tuvieron cabida todos los venezolanos. Gracias por no ponerme límites Cristina Fernández y Alejandro Pintamalli – mis editores.

Me despido a la llanera…

Aunque tengo gran parte de mi vida viviendo en Caracas – y me confieso un amante empedernido de esta ciudad-, mi lugar de nacimiento es Barinas, una tierra llena de fantasía y magia frente al pie de monte andino venezolano, así que me despido a la llanera, pues despedirme no quisiera. Pero, es lo que toca... ¡Gracias! Y hasta luego, SEGUIMOS CONTIGO. 

De todo nuestro contenido sobre Venezuela hemos destacado 10 trabajos de nuestros colaboradores

 

 

Angel Prado, tres años de un crimen de odio

Angelo Prado, un nombre que se transformó en grito en el año 2012 para la comunidad género-sexo-diversa de Venezuela, sin embargo fue un grito que no todos escucharon. Por Daniel Arzola

 

Ser escolta en Venezuela

Luis tiene 30 años y hasta el pasado prestó servicio de escolta a un funcionario público. Al preguntarle si retomaría la labor que mantuvo por tres años, responde contundentemente: “No, no vale la  pena”. Por @sendaizea

 


Casa propia, el sueño del joven venezolano

Comprar o alquilar una casa, o apartamento se ha convertido en un reto para las parejas jóvenes venezolanas, en la mayoría de los casos les toca vivir arrimados en los hogares de sus padres. Por Javier Barrios


¿Marchas criminalizadas o criminales en marcha?

Venezuela regresa a los titulares por sus movilizaciones. Mientras el gobierno indica que esquiva un golpe de estado, la oposición activa las alarmas de los DD.HH. tras las manifestaciones. Por David Padilla G

 

Ser hípster en Venezuela

Independientemente de si son punketos, rockeros, urbanos o hispters, salir de noche en Caracas se ha vuelto cada día más difícil: los altos costos, la inseguridad y la cada vez menos alternativas son las principales causas. Por Eduardo Salazar De Peñaranda

 

La vida después del secuestro

“Me matan”, fue el primer pensamiento que tuvo Jorge cuando tres hombres armados ingresaron en su carro. Eran las tres de la mañana y dejaba atrás una reunión de reencuentro de amigos del bachillerato, en una urbanización clase media al sur de la ciudad de Caracas. Por Emilia Huerta


A falta de vivienda propia... ¿dónde tener sexo?

La dificultad para poder costear un alquiler o compra de vivienda en Venezuela, retrasa la edad de los jóvenes para "dejar el nido". Sin espacio propio ni la intimidad deseada, la imaginación para poder intimar crece tan rápido como la inflación. Por Zaired Marchena

 

Cuidado si te agarra la chikungunya

Despertar tranquilo para los venezolanos suena utópico por la cantidad de problemas que enfrenta la sociedad actualmente. Una mañana cualquiera te duele el tobillo, luego las muñecas y mover las articulaciones del cuerpo supone una tragedia. Por Eduardo Salazar de Peñaranda

 

Cuando la violencia viene de nosotras mismas

En el marco de la lucha contra la violencia de género, la atención se centra en temas de vital importancia como la violencia doméstica y feminicidios. Es importante recordar un tipo de maltrato del que no se habla: el de las mujeres hacia su propio género. Por Mariana Rodríguez

 

Voy a construir mi casa

Ser joven en Venezuela y pensar en independizarte no es fácil. Con unos costos de alquiler por las nubes y los precios de las propiedades por la estratósfera, pareciera misión imposible emanciparse y tener un espacio propio aunque se hagan grandes esfuerzos por ahorrar. Por Mariana Rodríguez

 

Ver todos los temas de Venezuela

Sobre el autor

Comentarios

jose luis valero 1 año 11 meses

d verda quiero un cambio estoy dispuesto 04161364397
jose luis valero 1 año 11 meses

d verda quiero un cambio estoy dispuesto 04161364397