Pasar al contenido principal
19/05/2015

Hace tan solo unos días la profesora de Periodismo hipermedia de la Universidad de La Habana Elaine Díaz echó a andar un proyecto singular para la prensa que se hace en Cuba. Se trata de Periodismo de Barrio (PB) una iniciativa sin par en el país.

Por Sandra Abd´Allah

El estar participando en una beca de la Fundación Nieman para el periodismo de la Universidad de Harvard es una de las particularidades del contexto en el que nace esta propuesta.

La otra, más contundente, fue la situación vivida en la isla recientemente a propósito de las inundaciones causadas por un temporal, las cuales dejaron tres personas fallecidas y cientos de familias damnificadas.En la siguiente entrevista la también bloguera revela algunas de sus consideraciones, vivencias e ideas que están en la base de dicho proyecto.

Eres una persona procedente de un humilde barrio que casi no aparece en el mapa y como sabemos tu proyecto se centra en las comunidades. ¿Qué ha aportado Campo Florido a la creación de este proyecto?

Campo Florido es una actitud ante la vida. Y mi relación con este sitio es compleja. Yo nací en el Caserío de Guanabo, que es una zona intermedia. No llega a estar en el pueblo de Campo Florido y tampoco está en Guanabo. Mi identidad se construyó con un poco de ambas partes. La farmacia estaba en un sitio, mi escuela primaria en otro.

Pero nadie imagina las diferencias sociales que hay entre estos dos espacios. Cuando tenía 8 o 9 años fui consciente de que estaba en el medio de dos mundos absolutamente diferentes. Guanabo empezaba a ser una atracción turística que mejoró notablemente la vida de sus habitantes en los ´90, mientras Campo Florido seguía siendo un pueblito rural. Yo vivía en una finca, sin número de domicilio, en el kilómetro 3 y medio.

Durante 22 años odié el lugar donde había nacido.

Hasta que inicié mi blog en 2008. Cuando mis primeros posts comenzaron a tener visibilidad recibí muchos ataques. Varias personas decían que yo criticaba públicamente la realidad cubana porque “era hija de un General y vivía en Miramar”. Estas acusaciones me dolían mucho, me parecían injustas e infundadas. Entonces comprendí que uno no le puede exigir al otro confianza sino es capaz de dar lo mismo a cambio. Y así, durante siete años, he ido liberando poco a poco cada uno de mis demonios en ese espacio y he intentado explicar que yo, como todos, somos el resultado de la mezcla de muchas personas y situaciones y lugares.

A eso me refiero cuando te digo que Campo Florido es una actitud ante la vida. Es una manera de acercarse a las realidades desde una perspectiva humilde, respetuosa, balanceada, sin altanerías o sentimientos de extrañamiento, sin poses intelectualoides, sin academicismos innecesarios, pero con dolor. Tiene que importarte, Sandra. Tiene que importarte realmente lo que estás escribiendo. Y se te tiene que ir la vida en ello. Esa sensación me la regaló Campo Florido.

Con PB te propones repensar el papel de la prensa, ¿tendría cabida en ese cambio o renovación el Periodismo ciudadano?

Periodismo de Barrio es un proyecto que no se propone renovar el papel de la prensa, sino intentar devolverle la vocación de servicio público a la práctica de la profesión en Cuba. En este sentido, el proyecto apostará por el periodismo y punto. Sin apellidos. Y la ciudadanía es una parte esencial de ese periodismo. Así que incluiremos contenido producido por personas no graduadas de Periodismo. Abriremos la agenda, las formas de financiamiento, los procesos de toma de decisiones. Periodismo de Barrio será el portal de la casa de las comunidades vulnerables. El sitio donde llegas, te sientas y conversas sin pedir permiso.

Este proyecto hubiera sido imposible hace un año. El inicio de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos cierra un contexto de plaza sitiada donde cualquier intento de desafío de las normas e instituciones establecidas era considerado un síntoma de desunión. Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos han lanzado varias señales de respeto y tolerancia.

Al mismo tiempo, Cuba va a atravesar en los próximos años por tres momentos cruciales: la promulgación próximamente de una nueva ley de comunicación, que incluirá el trabajo de los medios de prensa; la reforma de la ley de asociaciones de 1985, de carácter restrictivo y obsoleto y que frena y entorpece la libre asociación entre los ciudadanos, y, por último, la posibilidad de una reforma constitucional, cuyo artículo 53 señala que “la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada, lo que asegura su uso al servicio exclusivo del pueblo trabajador y del interés de la sociedad”.

Periodismo de Barrio nace también para impulsar una conversación sobre estos tres temas.

La historia que hubiéramos intentado contar en Periodismo de Barrio es la de esa comunidad que se sobrepone a la muerte de uno de los suyos, y toma las palas para solucionar la obstrucción de los tragantes. El mayor tributo que se le puede rendir a esos cubanos que murieron el 29 de abril, no es regodearnos en los detalles sórdidos de su fallecimiento; sino asegurarnos de que no vuelva a ocurrir. Ese momento en que toda una comunidad se une para sobrevivir, porque saben que el resultado depende de todos, es el tipo de relato al que hará justicia Periodismo de Barrio.

Leyendo “Cincos razones para trabajar en PB” siento que también estamos hablando de un periodismo más humano. ¿Algo que decir al respecto?

Yo creo - y se me va también la vida en ello - que el periodismo puede contribuir notablemente al mejoramiento de las sociedades. Y no precisamente en su función de espejo, o de denuncia, o de termómetro, sino en la medida en que los periodistas deciden tomar acciones puntuales para transformar esas realidades que cuentan. Periodismo de Barrio está naciendo con mis ahorros de la beca que obtuve por la Fundación Nieman de Periodismo de la Universidad de Harvard, pero se va a sustentar en donaciones de instituciones e individuos. Uno de los principios de las organizaciones sin fines de lucro está dado por la redistribución de los excedentes en obras de beneficio social y vamos a ser fiel a ello.

Si tuvieras que definir a PB en tres palabras para que alguien se decidiera a trabajar en él, ¿cuáles serían esos vocablos? (Dejar fuera la palabra salario digno es recomendable).

Transparencia, transparencia y transparencia.

Sobre el autor

Sandra Abd’Allah-AlvarezSandra Abd’Allah-AlvarezPerfil del autor

Comentarios

osmagly herrera 2 años 6 meses

saludos Sandra, somo amigas en facebook, y he seguido tus posts durante mucho tiempo, me encantan, eres una cubana de verdad. Estoy interesada en colaborar con ese proyecto. saludos
Pablo Cáncer o 2 años 6 meses

La vida cotidiana de los barrios, un espacio enriquecedor.