Pasar al contenido principal

Yosie Crespo: "Soy como un puente entre La Habana y Miami"

"Cuando me preguntaron con quién quería leer, dije que con estas tres muchachas", cuenta en medio de un recital en La Habana, la poetisa cubanoamericana  Yosie Crespo (Solárium, La ruta del pájaro sobre mi cabeza, Caravana). Vino a Cuba "corriendo", solo para leer algunos versos escritos desde la otra orilla.

Las tres muchachas sentadas a su lado son Jamila Medina, Zurelys López y Yanelys Encinosa, residentes del lado del charco donde ser bestseller significa muy poco, o casi nada. Las tres muchachas son, como Yosie, poetisas de raza, o simplemente, cabezas marcadas o atormentadas por la “maldita circunstancia del agua por todas partes”.

En la esquina de 25 y Hospital, en La Habana, se sentaron juntas a leer, apoyadas por instituciones cubanas que, como la UNEAC, contribuyen a sedimentar nuevos encuentros entre Cuba y su diáspora.

"Llegué a Estados Unidos con 10 años, sin saber inglés, y para mí fue muy difícil el proceso de crecer en otro país. Sentí que me habían arrancado mi idioma, mis raíces... Debí empezar una nueva vida, a la americana. Pero fui una niña feliz", rememora Yosie después de leer el poema Mujer que se va.

Yo soy la que se va/por callejones de tradición inútiles/pensando en el duro ejercicio/de reencarnar/solo intento rescatar lo que se escapa./Soy la que se va de cabeza/sobre lo dicho/y recorre autopistas que toman la forma del agua/pensando en el duro ejercicio de tomar la forma del agua/memorizo los besos fuertes/nada me produce más sentimiento/que la memoria de los besos fuertes,/justamente por eso los recuerdo…

…Yo soy la que se va/o la que mejor quiere volver/pero ahora el camino es demasiado rancio/y yo que no conozco los rancios auténticos/agradezco tener que buscar otros caminos/aunque sean perdidos y confusos.

¿Cómo fueron tus inicios en las letras?

"Nunca estuve en una escuela de letras, aunque sí tuve muy buenos mentores que me iban diciendo las cosas que debía leer; y las que no debía también. Pero así me fueron indicando poetas americanos, literatura inglesa. Aprendí el idioma por la lectura. Comencé también a querer hacer vínculos con Cuba, pero me fue difícil por el poco acceso a Internet que había entonces desde la Isla".

Yosie opina que "en Cuba hay muchas oportunidades culturales: círculos, eventos, reuniones… Los jóvenes escritores se conocen desde que van a la Universidad o a talleres como el del Centro Onelio Jorge Cardoso".

Sin embargo, lamenta, "esas cosas tuve que descubrirlas yo sola, cuando tenía 18 o 19 años, y comenzaron mis inquietudes. A todas las personas que venían a la Isla les pedía que me llevaran algún libro comprado en librerías cubanas. Algunos ni siquiera eran lectores y me llevaban casi cualquier cosa, confiesa la ganadora del Primer Premio “Nuevos Valores de la Poesía Hispana” en el año 2011 y del IV Concurso Juvenil de Poesía Federico García Lorca 2011, así como el Premio Internacional en la categoría de Cuento Corto en la Feria del Libro de Buenos Aires, Argentina, 2010.

"Con el tiempo fui adquiriendo conocimientos literarios, aunque soy una poeta que lee muy poca poesía. Me gusta leer narrativa, ensayo, periodismo. Me paso el día leyendo ese tipo de cosas. De ahí yo creo que viene el lenguaje que he adquirido en mi poesía".

¿Y el idioma inglés, cuánto ha influido en tu escritura en español?

"Mi proceso creativo empieza en inglés", dice mientras posa su mano en un más allá que debe encontrarse, con certeza, bajo su pelo rojo.

"Es algo muy raro porque, además, no me sale escribir en inglés; yo lo pienso en inglés, pero cuando voy a escribirlo es en español. No lo puedo explicar.

"Solo puedo decir que es natural: el proceso de la escritura tiene que ser natural, la poesía no se puede forzar. He tratado de forzarla en inglés, pero no he podido. Jamás. Ahora lo que estoy haciendo es traducirme; o sea, lo pienso en inglés, lo escribo en español y luego lo traduzco de vuelta al inglés. Es una cosa muy loca, ¿no?”

Hablas de ida y vuelta en cuanto a idiomas. ¿No te parece una metáfora de estos intercambios o encuentros poéticos de ida y vuelta?  

"La generación nuestra y la poesía en sí, lo que hace es unir. Ese es el objetivo natural de la poesía, creo yo. Entonces la literatura cubana ha estado dispersa por tanto tiempo, por todo el mundo, que yo creo que nos toca a nosotros unirla. La poesía puede acortar las distancias, si se hacen proyectos como este de lecturas aquí y allá. Las redes sociales también tienen un papel fundamental en todo esto. A la mayoría de los aquí presentes (Dazra Novak, Ahmel Echevarría, Elaine Vilar, Eric Taylor), los he conocido por las redes sociales. Y aunque estamos a 90 millas, sabemos uno del otro y leemos nuestros textos. Aquí nos hemos abrazado como si nos conociéramos desde siempre.

"El artista busca. Estamos buscando y este es nuestro granito para que cada vez se acorten más las distancias. Asímismo, en EE.UU. tenemos el O, Miami Poetry Festival, con el cual he colaborado durante los últimos cuatro años y se hacen intercambios. Yo soy como un puente... allá tenemos una base y un movimiento artístico importante: poetas, narradores, ensayistas, críticos, y nos buscamos, nos reunimos, teniendo en cuenta siempre que los de allá quieren leer a los de aquí, y los de aquí quieren leer a los de allá".

 

Sobre el autor

Darcy BorreroDarcy BorreroPerfil del autor

Comentarios

Manuel Roblejo 6 meses 1 día

Que se aborden estos temas sobre literatura. Felicidades.
Keysi Montás 5 meses 4 semanas

El transtierro: es ese puente sobre el que vivimos y que conecta nuestras realidades, culturas, lenguas, presente y pasado, aquí y allá.
Yosie Crespo 5 meses 4 semanas

Gracias por tus palabras y por tus deseos de que la poesía nos sobreviva
Lourdes Vazquez 5 meses 4 semanas

si que lo eres