Francys Romero no es periodista de formación pero desde su casa en Santa Clara se ha convertido en uno de los mejores analistas de béisbol de Cuba.

Después de graduarse en 2011 en Santa Clara, y ser ubicado en Matanzas Francys Romero tuvo que esperar casi dos años en su casa para conseguir un traslado que le permitiera cumplir el servicio social cerca de su familia. Mientras ese tiempo pasaba se dedicó a estudiar la sabermetría en el béisbol y entender mejor al deporte nacional. En la actualidad imparte clases como profesor de historia en un preuniversitario pero le dedica casi todo el tiempo a escribir sobre béisbol.

La carrera de Letras, que finalmente no ha ejercido, le aportó mucho en este oficio de analista sin licencia: “Estudiar Letras para mí fue una gran pasión. En la etapa de estudiante era un apasionado de estudiar los libros, las novelas, los códigos del lenguaje, y ese tipo de arqueología literaria la traspasé a la sabermetría cuando me gradué”.

“Me lancé a este oficio porque estaba en un trabajo que no quiero y donde perdía el tiempo, y quería escribir sobre el deporte que me apasiona. Pude ver casi completa la temporada de 2013 de las Grandes Ligas norteamericanas, y con el conocimiento adquirido decidí arriesgarme. Gracias a un amigo presenté un trabajo a la revista OnCuba, y hoy mantengo una columna semanal allí sobre el béisbol cubano”

Foto: Yariel Valdés

Francys ha colaborado con otros medios. “He publicado también en otros sitios alternativos como Progreso Semanal, la revista Play Off y en sitios internacionales como Out en Home, Diario de Cuba y un trabajo en El Nuevo Herald, de Miami. He colaborado con información para Ben Badler, un prestigioso analista de la revista Baseball America”, describe.

Curiosamente, se ha mantenido alejado de los medios estatales, porque –piensa- “la prensa deportiva tradicional se ha quedado estancada”.

Para su suerte, hasta ahora ningún colega profesional le ha recriminado por su oficio, pero no le extrañaría que su condición de freelancer no sea del todo bien recibida.

El analista de beisbol debe acumular muchas lecturas. Foto: Yariel Valdés

En un oficio que depende de la información, Francys navega desde su casa con una conexión a Internet muy precaria. “Algunas páginas se demoran en abrir 20 o 30 minutos, y en ocasiones tengo que ir a la WiFi para enviar los trabajos porque desde mi casa no puedo. Han existido días malos que por la conexión y mi trabajo como profesor no he podido leer ninguna noticia de beisbol”

Ha tenido el reconocimiento de peloteros y periodistas que lo siguen y de publicaciones tan importantes como ESPN. Por su cuenta viajó a la capital de Cuba durante una histórica visita de la MLB, y logró entrevistar a grandes peloteros como Alexei Ramírez, su ídolo de infancia.

“Fue un sueño cumplido ver a grandes jugadores, directivos, personas que han cambiado el juego, otros jugadores que irán al Salón de la Fama como Miguel Cabrera. Esos momentos estarán en mi vida por siempre”, asegura.

“Cada día que pasa surgen nuevas estadísticas y la sabermetría se regenera porque analiza aspectos que otras estadísticas no perciben. Y eso me apasiona ver cosas del juego que casi nadie puede ver. Faltan muchas cosas pero seguiré escribiendo únicamente de béisbol!

A pesar de los logros conseguidos Francys Romero sigue soñando.

“Estoy ansioso porque llegue la nueva etapa. Por suerte el servicio social casi termina. Ya no tendré que alternar los dos trabajos. Tengo planes de escribir un libro y recuperar todo el tiempo perdido“.

Foto: Yariel Valdés