Pasar al contenido principal

El adiós diferente de Santiago de Cuba a Fidel Castro

Las cenizas y la semilla de Fidel Castro

Ante las cámaras hubo mucha más energía que en otras partes del país. Se suponía (y se confirmó) que Santiago de Cuba, "Siempre Santiago", demostraría su fervor patriótico en el momento de recibir y despedir, por última vez, a Fidel Castro. Pero como en cada evento de dimensiones históricas, hay pequeños matices que se pierden. Están en la gente que construye el gran relato, en la individualidad de todos esos que fueron apenas puntos en las pantallas de la televisión.

el TOQUE Cuba se fue a Santiago durante los días de la despedida y trató de escuchar, bien pegados a la tierra, los variados pensamientos y actitudes que aparecieran allí. Hubo pasión, enaltecimiento, "vigor revolucionario", pero también apatía, distanciamiento, duda.

Aquí les presentamos una crónica sobre cómo algunos jóvenes de la llamada "tierra caliente", epicentro de rebeldías y revoluciones, vivieron este particular momento de la historia cubana.

Sobre el autor

Claudio PelaezClaudio PelaezPerfil del autor

Comentarios