Author: heriberto-machado

Lectura y desnudez

No veo nada de malo en que la sociedad se desnude; pero sí me resulta alarmante que ya los instigadores de la lectura no encuentren métodos posibles para lograr que las personas se detengan ante un lomo. No obstante, para si a alguien se le ocurre acá van diez libros que bien valdría la pena leerse en cueros.

Leer más

A Concept Hijacked in Cuba

Cuban government insists on calling itself “revolutionary”, but they haven’t been able to fill the shoes of this term for a while now (decades, I would say), because there isn’t a permanent state of revolution for any abstract or tangible body here in this country.

Leer más

Acaso un chiste cubano

Valdría meditar si el camino que ha de llevar a nuestro país al socialismo está más empotrado de ganas de erradicar la riqueza y no la pobreza. Para que el socialismo no sea de la boca para fuera.

Leer más

¿Por qué iré a votar?

Solo cuando hay que votar, cuando hay que ir a hacer el paripé de atravesar el recinto donde está la sábana blanca, la urna y los pioneros con su mano alzada, yo no quisiera estar en mi casa, no quisiera estar en mi barrio.

Leer más

La culpa es del delegado

El común de los cubanos no se ve encarnado en esa persona por la que votan cada dos años y medio. Todos repiten que es risible votar por alguien que luego votará por alguien que a su vez volverá a votar para entonces elegir al Presidente de la República. Pero lo dicen en marcos cerrados, nadie se atreve a exponer públicamente sus ideas al respecto.

Leer más

El síndrome de la bocina portátil

Se está haciendo habitual que cualquier persona invada sonoramente los espacios públicos sin tener un permiso para ello. Estaba por amanecer y yo iba en una guagua rumbo a Jatibonico. Sentí ganas de oír música y me coloqué los audífonos. Mis audífonos son de los grandes, de los que te rodean el cráneo y te tapan las orejas, se escuchan altos y claros. Escogí el disco Vengo naciendo de Pablo Milanés porque es un disco sosegado, pero apenas pude escuchar las primeras tres canciones. Detrás de mí una mujer treintona sacó una bocina portátil y puso a Melendi. La bocina era...

Leer más