Mi padre: un brindis entre Freud y Fidel Castro

Un padre no puede ser cualquiera. Ni siquiera puede… ser Dios. Un padre es un grito… pero es también la boca que grita… es la muerte pero también es el permiso de vivir que siempre está a mano.

Leer más