Con más de 4 millones de celulares en las calles y un creciente acceso a internet, los ciudadanos cubanos se convirtieron en los principales relatores del desastre dejado por Irma.