Para nosotros ha llegado el momento de dar un salto de crecimiento. Luego de tres años de trabajo con la organización holandesa RNW Media, elTOQUE se ha convertido desde diciembre de 2017 en un proyecto íntegramente cubano.

Cuando los que coordinamos el proyecto en Cuba supimos que el apoyo externo llegaría a su fin, emprendimos un esfuerzo intenso por alcanzar la sostenibilidad. La necesidad de medios como el nuestro y su utilidad para el ejercicio del periodismo en la Isla, pero sobre todo para la audiencia, nos reforzaron la voluntad.

Creemos imprescindible mantener viva una voz que aporta diversidad en el concierto de la información para los cubanos, que quiere innovar en lo formatos en que contamos las historias, que en sus modos de gestión colectiva y de toma de decisiones (editoriales y administrativas) apuesta también por la participación y la horizontalidad, en formas hasta ahora inexploradas dentro de los medios hechos en nuestro país.

Un año y medio después del anuncio del fin de la cooperación, podemos decir que elTOQUE ya camina por sus propios pasos y concluye, con mucho éxito, su pertenencia a RNW Media. ¡Lo hemos nacionalizado!

Esto que presentamos hoy es resultado del camino recorrido por muchas personas desde la creación de un proyecto para Cuba, México y Venezuela. Nuestra web nació como resultado de la conversión de la antigua emisora internacional de los Países Bajos, Radio Nederland, en Organización No Gubernamental enfocada en apoyar medios de comunicación. A los colegas que la crearon y la mantuvieron por varios años les estamos profundamente agradecidos, por la oportunidad y el aprendizaje.

Haber nacido de la mano de una organización holandesa, no significa que hayamos sido un implante. Cuando elTOQUE original abrió un espacio para Cuba encontró voces emergentes en el espacio público que querían construir un relato propio sobre la realidad cubana. Y aquel grupo de jóvenes blogueros y periodistas, hijos de los años 80 y 90 del pasado siglo, formados en las universidades cubanas y convencidos de que la oportunidad abierta por el proceso de reforma económica era también una oportunidad de apostar por la participación política, son los que han dado sentido a lo hecho hasta hoy.

Y en 2018 seguiremos. Somos una plataforma multimedia enfocada en reflejar el país en su diversidad, compleja, creativa y también a veces dolorosa u oculta. Nuestra propia existencia es una apuesta por la pluralidad de voces, de estilos y de funciones en el ecosistema de medios de comunicación que publican para los cubanos.

Nos mueve la vocación de colocar en la agenda pública cubana temas silenciados, invisibilizados, olvidados. Resaltamos los valores positivos de la sociedad y alertamos sobre los peligros que corren sus logros. También escuchamos las corrientes de opinión populares y nos sumamos al debate de temas importantes para la ciudadanía.

En elTOQUE publican jóvenes periodistas, blogueros, videastas, fotógrafos, ilustradores y animadores cubanos, que quieren motivar la participación de otros jóvenes como ellos en la transformación de su sociedad. Nos honra ser sus colegas y justipreciar su trabajo.

No somos una publicación generalista, ni un medio noticioso, ni una revista especializada. Somos una voz más en el creciente coro de voces que toman el espacio público para ofrecer contenido a las audiencias de nuestro país. Disfrutamos las diferencias y nos abrimos al diálogo para discutir, desde el respeto, cualquier discrepancia con lo que hemos publicado hasta hoy y lo que publicaremos en el futuro. Y somos humanos: también nos equivocamos.

Hemos escogido mostrar la voz singular de los individuos, las historias centradas en ellos, para destacar su aporte a la construcción del colectivo social. No es promoción del individualismo, como algunos malinterpretan, es rescate de las diferencias personales que sumadas encarnan la sociedad diversa que somos; es poner a los hombres y mujeres como protagonistas principales de la vida y la transformación social.  Nos interesan las motivaciones, los sueños, las iniciativas, las luchas y los problemas singulares de todos. No obstante, y poco a poco, también intentamos profundizar nuestro trabajo con la presencia de más fuentes en los productos comunicativos; pero sin renunciar a contar lo que una sola persona tenga que decir.

También abogamos por el derecho a opinar. De la mano de nuestros blogueros, a partir de sus experiencias y criterios, complementamos nuestra construcción de la realidad, con honestidad y apego a los hechos. En elTOQUE siempre han convivido esas dos maneras de contar la realidad (desde el periodismo y la ciudadanía) y lo seguirán haciendo.

En este momento, nos enorgullece contar con decenas de colaboradores en toda la Isla y también fuera. La Nación cubana es trasnacional y nosotros estamos a su servicio. Crecemos en alianzas con otros medios de comunicación, proyectos, emprendimientos o sencillamente gente talentosa. De la mano de varios de ellos hemos creado el Colectivo Más Voces, la organización que a partir de ahora gestionará elTOQUE y trabajará por conseguir fondos para su sostenimiento.

Nuestras fuentes de ingresos podrán venir desde instancias internacionales de ayuda al desarrollo, a las cuales aplicaremos como actores de la sociedad civil cubana, pero también de contribuciones voluntarias que hagan donantes privados y de ingresos que logremos obtener por actividades comerciales, dentro del reducido espacio que la ley permita. Somos transparentes y siempre informaremos (como lo hemos hecho desde el principio) sobre el origen de la financiación. Desde hace más de dos años nuestra política editorial se ha decidido en Cuba, sin condicionamientos externos, y esa realidad no va a cambiar.

A las puertas del 2018, en un momento de dudas e incertidumbres entre muchos de quienes apostaron por la reforma económica y la normalización con Estados Unidos como una puerta al desarrollo del país; en medio de debates e intenciones de criminalizar nuestro trabajo —todavía no reconocido por la ley— que hayamos salvado a elTOQUE y ahora le demos un nuevo impulso es, para quienes lo hacemos, la mejor confirmación de que sí se puede, y se debe, intentar lo imposible. Hacia allá seguimos, acompáñennos.