-Yo dije que el video iba ser viral y no me creyeron.

Son las 2:00 a.m en La Habana y tres amigos (A, K y Julito) junto a un trovador (Roly Berrío) han decido exp?esarse ante la nueva medida del gobierno, que “congela” el otorgamiento de las licencias más populares en el Trabajo por Cuenta Propia. Ya desde aquí: inusual. Pero irán más allá: convertirán su expresión en un video clip y la harán pública en las redes sociales.

En una semana el clip tendrá 33 mil reproducciones en Facebook, lo proyectarán en un canal de Miami y, Zapya mediante, pasará de un teléfono a otro entre un grupo de jóvenes en Fábrica de Arte. La canción “Hasta que se acabe el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia” (una parodia de “Hasta que se Seque el Malecón”) se ha convertido en todo un suceso en las redes sociales durante los últimos días.

Pero esa noche, aún nadie confiaba en el vaticinio de popularidad que anunciaba Julito para el audiovisual. En cambio, él, con la misma claridad con la que decidió dejar su carrera militar para ser programador, se puso un sombrero enorme y unos espejuelos de sol, encendió la cámara y dijo: “¡Acción!”.

“Yo que pensaba montar mi negocito/pero me engañaron completico/No quiero seguir luchando/ inventando/ resolviendo por la izquierda”, se escucha cantar a Roly Berrío mientras Elpidio Valdés retrocede en su carga al machete, el reloj camina hacia atrás, Martí pide que finalmente unifiquen la moneda; Raúl se muestra sonriente ante una Asamblea Nacional que lo aprueba todo y todo lo aplaude entusiasmada, y entonces Kim Jong-un, el controversial presidente coreano también aparece en cámara.

“Sé que la imagen de Kim puede ser polémica. Mi propósito no es insinuar que Cuba sea igual a Corea del Norte, porque eso no es cierto. Pero si hay semejanzas en la forma vertical en la que se toman las decisiones. Y sorprendentemente aquí la votación es unánime aunque las medidas aprobadas perjudiquen a la misma gente que los delegados deberían representar. Cosas que no puedo entender”; dice Julito mientras se permite una sonrisa para acentuar lo irónico de la situación, o lo que a él le parece ridículo.

¿Por qué un psicólogo, un trovador y dos graduados de Ciencias de la Computación, que viven en Cuba y que de alguna manera están vinculados al trabajo estatal, hacen esta parodia?

“La medida no afectó en lo personal a ninguno de nosotros. Pero aún así estamos disgustados con la manera de hacer las cosas en Cuba. Uno como ciudadano puede cansarse de eso y querer expresar públicamente que no está de acuerdo. Sobre todo cuando te hacen cuestionar si es confiable o no construir aquí tu prosperidad.”

“Hicimos el video para canalizar el enojo y convertirlo en chucho. Aunque la molestia no es con esta medida de pausar el sector privado, sino con la forma en la que se decide en este país como generalidad.  Además, a veces uno se siente engañado. Por ejemplo: han dicho que “sin prisa pero sin pausa”, y si esto no es una pausa, qué cosa es”.

“No dudo que en breve se retomen las licencias y continúe creciendo el sector privado, pero tampoco me extrañaría que demorara 5 años más”, comenta Julito con cierto dejo pesimista. El mes que ha transcurrido desde que se anunció el congelamiento parece darle la razón.

Desde una zona Wifi y pagando 1.50 la hora de internet, colgaron el vídeo en sus perfiles de Facebook y en menos de 24 horas ya tenía casi 10 mil reproducciones. Hay quienes le han dicho que eso de expresar inconformidad públicamente puede ser “serio”, pero Julito responde que es la primera vez que lo hace y que es liberador y honesto.

“Me parece que valía la pena hacer esta interpretación porque el reguetón también debe ser algo útil como todas las artes”, dice desde Santa Clara el trovador Roly Berrío, la voz del tema. “Las parodias convierten en sátira temas neurálgicos de la sociedad y se crea un debate alrededor, así que, por eso lo hicimos”.

Durante la filmación, Julito exige que sea llenada con agua una piscina inflable. Si Jacob Forever en la canción original tenía una, él no podía ser menos. Además, solo rodeado de agua cantaría que el gobierno lo volvió a “dejar con la nalga al aire”.

¿Y se seca el malecón? ¿Hay esperanza?

Mira el final del video. Los muros que bordean la ciudad son sobrepasados por las olas. El malecón se desborda como nunca e inunda La Habana. Aquí no se seca nada.