Como sociedad nos tendríamos que replantear la naturalización que hacemos del acoso y de la violencia sexual, al justificar estas conductas a partir de las costumbres, la cubanía y hasta el clima tropical.